Problemas que tratamos

  1. Estás aquí:
  2. Inicio
  3. Trastornos
  4. Problemas laborales
  5. Síndrome de quemarse en el trabajo

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE QUEMARSE EN EL TRABAJO?

El síndrome de estar quemado ha sido definido (Maslach y Jackson, 1981) como una respuesta a un estrés emocional crónico cuyos rasgos principales son el agotamiento físico y psicológico, una actitud fría y despersonalizada en la relación con los demás y un sentimiento de falta de realización personal en el trabajo, así como la vivencia de sentirse emocionalmente agotado. Este síndrome surge, cuando la persona, en contra de sus expectativas, no logra los resultados esperados, por más que se haya entrenado a fondo y esforzado por conseguirlos.

El agotamiento emocional se refiere al sentimiento que tiene un trabajador de no poder dar más de sí mismo a nivel afectivo. Es una sensación de agotamiento debido al contacto diario con personas a las que hay que atender como finalidad del trabajo.

La despersonalizaciónconsiste en el desarrollo de sentimientos negativos y de actitudes de cinismo hacia las personas de las que se ocupa el trabajador. Se trata de un endurecimiento afectivo lo que conlleva que culpen al usuario (por ejemplo una enfermera puede pensar de un paciente que le está bien merecido lo que le pasa, o que al indigente que atiende un trabajador es el culpable de los problemas que tiene).

La falta de realización personal consiste en una tendencia a evaluarse negativamente en su trabajo, y esa evaluación afecta a la forma en la que el trabajador despeña su labor así como a la calidad de la atención al usuario. Los trabajadores se sienten descontentos consigo mismos e insatisfechos con sus resultados laborales.

El síndrome de quemarse por el trabajo no debe identificarse como señala Rodríguez Marín (1995) con el estrés psicológico, sino que debe ser entendido como una respuesta a fuentes de estrés crónico que surge de la relación social entre los proveedores de los servicios y receptores de los mismos. Es decir, es un tipo de mecanismo de afrontamiento frente al estrés generado en la relación profesional-cliente, y en la relación profesional-organización.

Los estresores laborales elicitan una serie de estrategias de afrontamiento. Cuando las estrategias no resultan exitosas, conllevan fracaso profesional y fracaso de las relaciones interpersonales con los sujetos hacia los que se destina el trabajo. Por ello la respuesta desarrollada son sentimientos de baja realización personal en el trabajo y agotamiento profesional. Ante estos sentimientos el sujeto desarrolla  actitudes de despersonalización como nueva forma de afrontamiento. Se trata pues de una respuesta a corto o medio plazo al estrés, en relación a las consecuencias que  a más largo plazo tiene el estrés crónico sobre las personas.

Ir al inicio


¿Sufres alguno de estos problemas? Podemos ayudarteSolicitar cita previa ahora