La Clínica Persum, en su condición de Centro Sanitario C.2.2 /6025 permanecerá abierto asistiendo a los pacientes de forma presencial. Si desea ser atendido vía online, póngase en contacto a través de 984 706038 o info@persum.net. Consulte el Plan de Seguridad e Higiene
PERSUM Clínica de Psicoterapia y Personalidad
Calle Uria, 18, 3º derecha, 33003 Oviedo, Asturias (ESPAÑA)
Inicio > Actualidad > Artículo de opinión escrito por la Clínica Persum para La Nueva España
Actualidad

Artículo de opinión escrito por la Clínica Persum para La Nueva España

Publicado el 24/05/2020
en .
Por Esther Blanco , última actualización el 24/05/2020
Compartir:

El viernes 22 de mayo, el Especial Salud de La Nueva España en su versión impresa y online, cuenta de nuevo con un artículo de opinión elaborado por Esther Blanco y Andrés Calvo, directores de la Clínica Persum.

Un artículo técnico pero de gran interés puesto que refleja nuestra forma de entender la psicoterapia y orienta el tratamiento del paciente.

Se trata de acercar el sello de identidad de nuestra clínica, del que La Nueva España se hace eco una vez más.

Esperamos que sea de su interés y contribuya a su conocimiento sobre la psicología, más allá de consejos y pautas de rápida aplicación y resultados dudosos.

Enlace al artículo en La Nueva España

Los sentimientos en la pandemia del covid

El funcionamiento del ser humano que el Covid-19 dejó en evidencia.

Las pasiones del ser humano han corrido diferentes suertes a lo largo de la historia. Platón y Aristóteles ensalzaron la “razón” como aquel instrumento de conocimiento válido y a los sentimientos se les otorgó un discreto segundo plano. Durante el siglo XVIII fue cuestionada la visión negativa de las emociones, auque no por todos. Será a principios del siglo XIX cuando la medicina romántica y la positivista incorporaran las pasiones al concepto enfermedad. Comte caracterizó la locura como un “exceso de subjetividad”. Será a mediados del siglo XIX cuando el papel de la emoción cobre mayor protagonismo como causante de la enfermedad.

Ha llovido mucho desde entonces y al lector le sorprenderá saber que aún hoy seguimos dilucidando el papel de las emociones en la salud y en la enfermedad mental, así como su participación en nuestra conducta individual y grupal. La falta de acuerdo entre escuelas psicológicas que mutuamente se han excluido a lo largo de la historia, la ausencia de un modelo que recoja a los anteriores y los supere, el exceso de celo de la marca registrada de modelos en psicoterapia y el propio ego de los terapeutas, han llevado a un desmembramiento del conocimiento sobre el ser humano.

Te puede interesar:  La Clínica Persum es entrevistada por la televisión TPA en relación al trastorno mental que puede padecer el agresor sexual detenido en la ciudad y puesto en libertad posteriormente.

La necesidad del clínico por acompañar al paciente hacia la salud mental, apremia a la psicopatología a acuerdos teóricos y técnicos con vocación integradora. Una síntesis de de teorías y métodos de psicoterapia con capacidad para hacerse cargo de forma madura de lo afectivo, cognitivo, inconsciente y conductual del ser humano, está empezando a ver la luz.

Si no ponemos remedio y aprendemos de esta pandemia mundial, volveremos a ser “La sociedad del cansancio” que vaticinó el filósofo Byung-Chul Ha.  La Alemania que el coreano afincado en el país conoce, aún sufre las consecuencias de la disociación emocional. Nadie quiere mirar atrás. La segunda Guerra Mundial terminó hace ya 75 años  años, sin embargo aún hoy los “nietos de la guerra” sufren las consecuencias emocionales de la misma. Intentan funcionar en lo cotidiano y lo hacen muy bien, son directivos y se desempeñan correctamente, pero conviven con ansiedad, bloqueos emocionales, temores inexplicables, baja autoestima, inseguridad ante la vida y muy poca indulgencia con ellos mismos. Sus padres y sus abuelos huyeron de la confrontación emocional, el miedo a lo que podían descubrir era enorme, el trauma les paralizó. Como consecuencia, los “nietos de la guerra” se han visto obligados a estabilizar a sus propios padres y hacerlos felices, dejando a un lado muchas de sus necesidades emocionales. Este ha sido un desafío  abrumador para los adultos alemanes de hoy.

Como reza el artículo de La Nueva España, aprender de la Historia de la Psicología es una asignatura pendiente si queremos convertir esta pandemia en una ocasión para salir «mejorados» como especie.

 

 

 

Compartir:
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial