PERSUM Clínica de Psicoterapia y Personalidad
C/ Uría 18 3º derecha - 33003 Oviedo Asturias (ESPAÑA)
Inicio > Actualidad > Curso de Mindfulness y Compasión en Oviedo
Actualidad

Curso de Mindfulness y Compasión en Oviedo

Publicado el 16/11/2018
en .
Por Esther Blanco , última actualización el 26/05/2019
Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn

CURSO DE MINDFULNESS Y COMPASIÓN.

«Una forma más amable de relacionarse con uno mismo»

 

Dirigido a

Cualquier persona interesada en aumentar su autoestima, establecer una mejor relación con uno mismo, disminuir la autocrítica y la sensación de incompetencia.

Conseguir una relación más amable y gratificante con los demás. Establecer una vinculación con otras personas presidida por la generosidad y el afecto genuino.

Fechas de impartición

En estos momentos existe un curso en activo

PRÓXIMA CONVOCATORIA SEPTIEMBRE DE 2019

 

Horario

El Curso se impartirá a las 19 horas

Material

Después de cada sesión se entregará a los participantes una grabación en audio de su sesión de Mindfulness y una copia del material presentado.

Lugar de realización

Instalaciones de la Clínica Persum en la Calle Uría 18 3º derecha de Oviedo (Asturias)

¿Quién lo imparte?

Vicente Bay Alarcón, psicólogo en la Clínica Persum e Instructor de Mindfulness

¿Qué es el Mindfulness aplicando la compasión?

Mindfulness, también llamado Conciencia Plena, es un entrenamiento mental que se basa en la meditación. Se realizan ejercicios cuyo objetivo es entrenar la atención y ampliar la consciencia. Formando parte de la práctica del Mindfulness, se aplica el concepto de compasión. Cuando ejercemos la compasión, COMpartimos la PASIÓN. Esto significa que formamos parte del mismo sufrimiento, sin mirarlo desde fuera. No somos superiores ni diferentes del ser que sufre, sino iguales. Entendemos que el sufrimiento es universal, de todos, no único o personal.

Te puede interesar:  Convenio entre el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles de Asturias y la Clínica Persum

En nuestra cultura española, de raíces cristianas, el concepto de compasión tiene un significado parecido a conmiseración, piedad o lástima. Se asume una posición asimétrica entre quien ejerce la compasión y quien la recibe. Una persona sufre y la persona compasiva, que no sufre, se compadece de ella. Sin embargo, nuestra concepción de la compasión es distinta.

Adoptando este punto de vista, florece un interés genuino por los demás. No sólo sentimos lástima por su situación, sino que compartimos su dolor y, de este modo, también deseamos que su sufrimiento desaparezca, porque supondrá el fin de nuestro propio sufrimiento también. Deseamos genuinamente que la persona que sufre mejore su situación.

¿Qué es la autocompasión?

Siguiendo con el mismo modelo conceptual, en Mindfulness sentir autocompasión no significa autoconmiseración o autoindulgencia. No se trata de compadecerse de uno mismo, de sucumbir a nuestros pueriles caprichos, ni tampoco de dejarse arrastrar por una actitud de queja constante. Tampoco se pretende adoptar una actitud compungida con la cual dar lástima a los demás. Lo que se persigue es brindarnos a nosotros mismos una mirada más amable y tolerante, una mirada afectuosa y teñida de la firme intención de mejorar.

Ejercer la autocompasión supone aceptarnos a nosotros mismos incondicionalmente, como hace una madre ideal con sus hijos, con nuestras virtudes y también con nuestros defectos. Supone no ser nuestra propia fuente de rechazo. Supone desterrar esa voz interior, autoritaria, despiadada y crítica, que suele acompañarnos toda la vida y que no es nuestra realmente, porque la hemos introyectado de personas que han sido o que son demasiado duras con nosotros (padres, amigos, profesores, ideales sociales…). Se trata de desearnos a nosotros mismos, de forma genuina y compasiva, paz, tranquilidad y satisfacción vital.

Te puede interesar:  Vicente Bay participa en XI Congreso Internacional de Psicología Clínica

 

La importancia del apego

Por “apego” entendemos la naturaleza del vínculo que un niño genera con su cuidador de referencia, normalmente la madre. El “apego seguro” lo experimentan las personas que tuvieron la suerte de recibir un cuidado infantil adecuado, donde sus emociones fueron comprendidas, respetadas y se les enseñó a manejarlas de forma adaptativa. Estas personas desarrollan gran confianza en sí mismos y en los otros. En consecuencia, se sienten muy a gusto consigo mismos y también con los demás. Son personas autónomas que, sin embargo, saben solicitar ayuda y recibirla de buen grado. Al mismo tiempo, también proporcionan ayuda de manera eficaz cuando se les requiere.

Otros estilos de apego son menos afortunados. El apego puede ser: inseguro, evitativo, temeroso, preocupado, ambivalente, desorganizado, irresoluto… Los estilos de apego no seguros suelen generar problemas de todo tipo y sufrimiento psicológico. A través de los ejercicios de compasión podemos aprender a identificar nuestro estilo de apego, a comprenderlo y a modificarlo hacia un estilo de apego seguro, el cual nos facilitará la convivencia tanto con nosotros mismos como con los demás.

Beneficios del Programa Mindfulness y Compasión

  • Disminución de las autocríticas. Acallar al yo juzgador.
  • Disminución de los pensamientos. La mente se calma y se reducen las preocupaciones constantes.
  • Reducción de la ansiedad y la depresión. Consecuencia directa de lo anterior, ya que los pensamientos y los estados de ánimo están intrínsecamente relacionados.
  • Aumento de perspectiva. La compasión nos permite reevaluar las cosas que nos han pasado desde otro punto de vista.
  • Aumento del sentimiento comunitario. Una actitud compasiva nos recuerda que nuestro dolor no es exclusivo y que no estamos solos.
  • Aceptación y regulación de las emociones, particularmente la ira, la vergüenza y la culpa. La autocompasión facilita reconocer las emociones y relacionarnos con ellas de una manera menos intensa.
  • Mejor adaptación al dolor, en los casos de dolor crónico.
  • Aumento de la autoestima y mejora del autoconcepto
  • Mayor bienestar psicológico
  • Mejora de las relaciones sociales
  • Incremento de la proporción de emociones positivas y aumento general de la inteligencia emocional
  • Mayor sentimiento de autoeficacia y, por lo tanto, de la iniciativa personal
  • Promueve la motivación intrínseca en nuestros objetivos y metas vitales
  • Reducción de estrés asociado a conflictos internos
Te puede interesar:  Curso de Crianza Reflexiva para padres en Oviedo. Promoción Enero 2018

Programa de Mindfulness y Compasión

Sesión 1: PRESENTACIÓN

  • Teoría: ¿Qué es la compasión y para qué sirve?

  • Práctica: Respiración compasiva

 

Sesión 2: SOMOS PRODUCTO DE LA EVOLUCIÓN

  • Teoría: El cerebro humano

  • Práctica: Body Scan compasivo

 

Sesión 3: CONÓCETE A TI MISMO

  • Teoría: El apego

  • Práctica: Identificando nuestro modelo de apego. Crear la propia figura de apego.

Sesión 4: LA COMPASIÓN HACIA UNO MISMO

  • Teoría: El efecto Pigmalion, aplicación a uno mismo

  • Práctica: Metta. Aprender a darse afecto.

 

Sesión 5: LA COMPASIÓN HACIA LOS DEMÁS

  • Teoría: Comprendiendo bien a Darwin: cuándo competir y cuándo cooperar.

  • Práctica: Tonglen. Dar afecto a personas significativas e indiferentes.

Sesión 6: LA AMABILIDAD. EL AGRADECIMIENTO.

  • Teoría: ¿Por qué es agradable ser amables?

  • Práctica: Aprender a dar las gracias y hacerlo de forma equilibrada

 

Sesión 7: EL PERDÓN

  • Teoría: ¿Cuándo es sano perdonar y cuándo no?

  • Práctica: Perdonarse a sí mismo y perdonar a otros

 

Sesión 8: INTEGRAR LA COMPASIÓN

  • La compasión como modo de integración personal

  • Práctica: Generar un lugar seguro en nuestro interior

 

 

Mindfulness y compasión

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial