Problemas que tratamos

  1. Estás aquí:
  2. Inicio
  3. Trastornos
  4. Niños y adolescentes
  5. Desarrollo psicológico
  6. De los 6 años hasta la adolescencia

EL NIÑO DESDE LOS 6 AÑOS HASTA LA ADOLESCENCIA

DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD

Antes de los 6 años las relaciones sociales fundamentalmente giraban entorno a la familia más cercana, pero a medida que pasan los años el niño empieza a relacionarse ampliamente también en la escuela con sus profesores y su grupo de iguales. Padres, profesores e iguales son las personas más importantes en esta etapa. Estas personas y los contextos en los que se interacciona con ellas van a dar lugar a nuevas influencias sobre el desarrollo de la personalidad. De estas personas recibe las influencias para consolidar o modificar aspectos de la personalidad que habían empezado a construirse.

Esta etapa es más tranquila que la anterior y también lo será con respecto a la posterior con la adolescencia. La construcción de la personalidad del niño continúa con la base que construyó en etapas anteriores.

EL AUTOCONCEPTO Y LA AUTOESTIMA

Se producen cambios importantes con respecto al autoconcepto y a la autoestima:
El AUTOCONCEPTO: se refiere al conocimiento que el niño va teniendo de  las capacidades y competencia que va adquiriendo.

6-8 AÑOS

Primeras conexiones entre distintos rasgos o aspectos. Por ejemplo, si antes el niño decía “juego a la pelota” como una forma de describirse a sí mismo, ahora hablará de varias características y dirá “Se me da bien jugar a la pelota y al pilla-pilla”.

Uso frecuente de características opuestas del tipo todo o nada. Por ejemplo, antes el niño decía “juego mucho a la pelota” como forma de describirse a sí mismo, ahora “juego mucho a la pelota pero nada al escondite”

Comparación con uno mismo en otro momento o en el pasado. Por ejemplo, antes diría “jugué a la pelota”, ahora se comparará con respecto a otro momento y dirá “hoy jugué mucho a la pelota pero ayer no jugué nada”.

Inclusión de aspectos internos o psicológicos del tipo: “me gusta”, “prefiero”

8-12 AÑOS

Generalizaciones que empiezan a integrar un conjunto de conductas, por ejemplo si anteriormente decía “Se me da bien jugar a la pelota y al pilla-pilla”, ahora dirá “se me dan bien los deportes”.

Capacidad para integrar conceptos opuestos: “se da bien las matemáticas pero no la música” (integración de conceptos listo-tonto)

Rasgos referidos a destrezas y a relaciones interpersonales. Profundización en rasgos internos. Por ejemplo: “Me gusta jugar a la pelota con mi amigo”, “me pongo muy contento cuando juego con él”
Comparación con otros niños: “juego mejor a la pelota que mi amigo”

Este autoconcepto sobre lo que tiene o sabe hacer será además valorado por él. Es decir,  apreciará si se siente o no satisfecho con lo que tiene o sabe hacer. Se trata de una dimensión valorativa y enriquecedora del yo. Me siento respecto a cómo soy. Esta valoración que se hace del autoconcepto es la AUTOESTIMA.

Las dos dimensiones importantes con respecto a la autoestima en estas edades son:

  • La autoestima en relación con el aspecto físico
  • La autoestima en relación a las competencias académicas, sociales y físicas.

La autoestima hay que entenderla en relación con las metas que uno se propone, y con la importancia que le da a determinados contenidos, así por ejemplo, si un niño aspira a sacar la mejor nota de la clase, quedarse en segunda posición  puede hacerle sentir un fracasado. Del mismo modo si el niño le da mucha importancia a ser habilidoso en un determinado deporte y no lo consigue, se sentirá frustrado.

En definitiva, si la distancia entre el yo real (lo que soy) y el yo ideal  (lo que me gustaría ser) es demasiado grande se produce la insatisfacción personal.
Los padres son los responsables de fijar un yo real pero también un yo ideal, de esta forma si se fomenta que un niño tenga un buen yo real pero los padres colocan su yo ideal demasiado lejos, el niño sentirá que no es capaz a llegar donde sus padres desean y se sentirá inadecuado. Por ejemplo una madre le dice a su hijo: “has sacado muy buena nota en el examen, estoy muy contenta contigo pero lo mejor sería que sacases un sobresaliente, eso si estaría perfecto”.

La valoración que realiza de 6 a 8 años es típicamente positiva, no siempre coincidente con la realidad. De 8 a 11 años la valoración sobre sí mismo incluye tanto aspectos positivos como negativos.

Además la autoestima se va convirtiendo en un concepto mucho más global en torno a los 7-8 años. Las evaluaciones de estos niños ya no serán de situaciones concretas sino más abstractas y generalizadas. El niño no dirá ya que juega bien a la pelota sino que dirá: “soy bueno en los deportes  (y  por ello se encontrará satisfecho)”.
Además es más realista a la hora de reconocer sus capacidades más fuertes frente a  las menos fuertes. Sobre todo a partir de los 8 años.
Este autoconcepto y autoestima se mantendrá estable hasta la adolescencia donde bajará debido a los nuevos cambios a los que ha de adaptarse el niño.

La autoestima cada vez será más global hasta convertirse en la suma de la autoestima física (aspecto físico), la académica (lengua, matemáticas, otras materias) y la social (relaciones con los padres, relaciones con sus amigos).

La autoestima influye enormemente en el desarrollo de la personalidad y en el estado de ánimo. Los niños con alta autoestima son más alegres, independientes y curiosos, confiados, les gustan las relaciones sociales y disfrutan con ellas. Son niños más independientes. Toleran mejor la frustración y las bromas de los demás. Son sensibles pero no hipersensibles.

No olvidemos la enorme influencia que siguen teniendo los padres sobre la consolidación de la autoestima de sus hijos aunque ahora participen otros agentes sociales como profesores y amigos.

Es importante señalar  el carácter subjetivo que tiene la autoestima puesto que supone la importancia que un niño le da a una de sus competencias o incompetencias, es decir, un niño puede no ser habilidoso con las matemáticas pero su opinión con respecto a ser un buen estudiante sigue siendo elevada y se sigue encontrando satisfecho con sus resultados. Por ello en esta etapa sigue siendo de importancia la opinión de sus padres con respecto a la satisfacción que éstos tiene sobre su hijo.

Si por ejemplo los padres dijesen a su hijo: “cómo puede ser que hayas suspendido las matemáticas, estamos muy disgustados contigo”, el niño puede pensar que sus padres no se encuentran orgulloso de él porque ha suspendido un examen. Su autoestima global no podrá seguir desarrollándose con normalidad. Su valía estará en función de los logros académicos.

Otro ámbito además de la autoestima de gran importancia es el de las emociones, su comprensión y su regulación.

Ir al inicio

LA INTEGRACIÓN DE LAS EMOCIONES

Muchas situaciones nos provocan sentimientos contradictorios (por ejemplo sentimos amor por la pareja aunque en ocasiones nos enfade). Ambos sentimientos (el amor y el enfado) son integrados con normalidad.

Antes de los 7-8 años estos sentimientos contradictorios no se pueden integrar, si están enfadados con un amigo sienten solo enfado hacia él.

A partir de esta edad pueden manifestar “estoy enfadado con mi amigo pero le quiero mucho”.

A este aprendizaje contribuyen enormemente las interacciones cotidianas con sus padres, que le ayudan a interpretar los distintos estados emocionales y a integrarlos, los padres están promoviendo el desarrollo emocional y de la personalidad del niño.

Esta capacidad de integración de las emociones es fundamental en la vida adulta. De hecho cuando esta habilidad no se aprende se puede producir un déficit de integración característico del TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD donde una persona no puede ser coherente con sus comportamientos ya que no integra estados emocionales diferentes, para alguien con un trastorno límite de la personalidad por ejemplo, si su pareja hace algo que no le agrada no puede integrar esta emoción negativa con la positiva de amor y su comportamiento se vuelve irascible con él, solo siente odio.

Ir al inicio

LA REGULACIÓN DE LAS EMOCIONES

El niño a partir de los 6 o 7 años comienza a utilizar estrategias para regular sus emociones, por ejemplo si se distrae pensando en otras cosas o haciendo algo alternativo.
Pero a esa edad el niño aún es muy inestable, es muy sensible a todo lo que le rodea.

A partir de los 7 años ya se exalta menos ante los acontecimientos.

La progresiva regulación de las emociones depende del aprendizaje y observación de sus padres. Es importante enseñar al niño a regularse emocionalmente con una adecuada participación del adulto.

A esta edad el niño ya no usará el llanto como lo hacía el bebé sino que su repuesta estará condicionada por la respuesta que ha ido obteniendo de sus padres a lo largo de su vida, es decir que si sus padres no han reaccionado a sus peticiones de consuelo el niño no mostrará sus emociones delante de sus padres pero las tendrá y no podrá recurrir a éstos para que le ayuden a regularse emocionalmente.
Si, por el contrario los padres responden demasiado pronto a las demandas de sus hijos, tampoco aprenderán estrategias de regulación emocional porque siempre son los padres los que calman al niño y éste no tiene oportunidad de regularse por sí mismo.

El aprendizaje de la regulación de las emociones es fundamental puesto que de no ser así, el niño aprende a regularse emocionalmente de forma incorrecta, por ejemplo, recurriendo a los demás para que le regulen y le calmen.

En la base de algunos de los trastornos de la personalidad  se encuentra este déficit, por ejemplo en el Trastorno Límite de la personalidad  se produce, tanto una especial vulnerabilidad emocional, como una dificultad para regular las emociones. Se produce una incapacidad para realizar las operaciones mentales necesarias para reducir la intensidad de las emociones y volver a un estado emocional más manejable.

Tanto a la hora de aprender una adecuada integración de las emociones como la regulación emocional es indispensable la labor educativa de los padres, cómo estos se enfrentan a la difícil tarea de enseñar emocionalmente a sus hijos.

A los 10 años es un niño dócil y cariñoso puesto que habrá aprendido a regularse efectivamente, pero al llegar a los 11 y comenzar a experimentar cambios propios de la pubertad, vuelven los estados emocionales como la ira y la impulsividad. Conforme va adaptándose a la nueva etapa dentro de la adolescencia, el niño comienza a suavizar las relaciones con los demás y se calma mucho más rápido que en años anteriores. Se siente mayor y reivindica los beneficios de serlo con un deseo de mayor autonomía que sus padres han de saber gestionar de nuevo con un estilo democrático donde se usen métodos dialogantes, razonados pero firmes decisiones para el menor con límites muy bien establecidos.

Ir al inicio

DESARROLLO  SOCIAL

Relacionarse con los iguales cumple funciones muy importantes dentro del desarrollo. Los amigos sirven para seguir practicando toda una serie de áreas que ha ido aprendiendo en el entorno familiar. Así con los amigos pone en práctica:

  • El  compartir intimidad, compañía, diversión, son fuente de seguridad y apoyo ante situaciones novedosas y estresantes
  • Facilitan que el niño reflexione sobre sí mismo al ver la influencia que sus acciones ejercen sobre los demás
  • Practican competencia sociales como proteger, asumir responsabilidades, ser corteses, aprender a interpretar las señales del otro y aplicarle intenciones, desenvolverse adecuadamente con la emisión de las señales que quiere transmitir y la actitud adecuada.
  • Se resuelven infinidad de conflictos interpersonales, se practica la asertividad y la defensa de derechos, se aprende a usar conductas prosociales (compartir, cooperar)

 A partir de los 7 años las preferencias se decantan hacia miembros del mismo sexo para las relaciones de amistad.

LOS JUEGOS

Los juegos son en esta etapa regidos por ciertas reglas, ahora el niño no se pone a jugar al balón con otros niños con el simple objetivo de darle patadas sino que hay unas reglas con respecto al cómo se juega un partido de fútbol. Dichas reglas no son flexibles, a cada juego se juega con unas reglas rígidas, de tal forma que si un niño no respetase esas normas del juego es fácil que fuese expulsado rápidamente del grupo o el juego se diese por finalizado. No será hasta los 8 años cuando los niños son capaces de cambiar las reglas entre ellos con más facilidad si hay consenso entre ellos. Las charlas y conversaciones también forma parte de los juegos, hecho que no se daba con anterioridad.
En esta etapa es lógico que el niño desee pasar más tiempo con sus amigos que en etapas anteriores. Le gusta tener amigos nuevos.

LAS CONDUCTAS PROSOCIALES

De los 6 a los 12 años se experimenta un avance en el desarrollo moral puesto que se empiezan a interiorizar las normas morales que rigen en una sociedad.
Las conductas prosociales de los niños se ven facilitadas el razonamiento moral y la adopción de diferentes perspectivas. Con respecto al razonamiento moral, las capacidades cognitivas en general de los niños van en aumento permitiendo que se pueda razonar sobre cuestiones relativas a las normas y las reglas. Además la capacidad para adoptar diferentes perspectivas les permite el desarrollo de la capacidad de la empatía, que junto a un mayor desarrollo de la atención permiten al niño desenvolverse adecuadamente en los entornos sociales.

Los niños aprenden de sus padres y de su entorno a respetar normas y valores, a razonar adecuadamente ante una situación social en la que se puede aplicar la generosidad y el altruismo, así como enseñar a un niño a ser empático colocándole ante los sentimientos del otro que puede estar experimentando una emoción.

El desarrollo cognitivo de los niños en esta etapa nos deja la puerta abierta para practicar con ellos estas habilidades tan importantes puesto que suponen un buen predictor de ajuste social en el futuro.

Ir al inicio

LOS AMIGOS

En esta etapa, a partir de los 6 años los niños empiezan a tener claras preferencias por amigos del mismo sexo. Las relaciones entre las niñas son más cercanas e intensas que entre los niños, menos extensas y más exclusivas. Es fácil ver a un grupo formado por tres amigas durante todo el curso, mientras que un niño tendrá un grupo de amigos mucho más extenso muchas veces derivado de actividades deportivas en las que participa, por ejemplo el grupo de los compañeros de fútbol.

A partir de los 11 años el número de buenos amigos en ambos casos se reduce puesto que el grado de implicación es mucho mayor entre ellos.

El grupo de amigos empieza a ejercer una gran influencia sobre los niños, tanto positiva como negativa.

La autoestima que el niño ha desarrollado hasta el momento es importante para la selección que un niño hace de sus amigos; si un niño tiene una buena autoestima, tiene conductas altruistas, y es maduro cognitivamente, es más fácil que se relaciones con niños con los que comparte esas mismas características, beneficiándose de la relación con dicho grupo. Es muy importante cómo un niño se relaciona con sus iguales puesto que puede ser un niño popular que vaya ganando en autoestima y confianza social a lo largo de su desarrollo, o todo lo contrario, un niño rechazado por el grupo  lo cual le llevará a un número menor de contactos sociales y de ello se deriven menores oportunidades para aprender nuevas habilidades sociales. Cada vez el niño tendrá una menor competencia social que terminará de nuevo redundando en un rechazo de los amigos.

Veamos algunas de las características de los comportamientos de los diferentes niños:

Los niños populares son aquellos que manifiestan las siguientes características:

  • Son cálidos, cooperativos, prosociales
  • No utilizan la agresividad, resuelven conflictos de manera amigable.
  • Se comunican con los demás de forma madura y sensible, son empáticos
  • Cuando tratan de integrarse en un grupo lo hacen lentamente y una vez dentro son activos, llevan la iniciativa, se adaptan fácilmente a los cambios propuestos dentro del grupo, no se quedan en segundo plano a la hora de tomar decisiones con respecto al juego, participan activamente, pero lo hacen con habilidad y no con agresividad tratando de imponerse.
  • Son niños que ayudan a los otros, les apoyan emocionalmente y el resto del grupo confía en ellos.
  • Estos niños tiene más posibilidades de convertirse en adolescentes más adaptados socialmente y con menos problemas en general (personales, académicos, familiares, …)

Por el contrario, los niños olvidados por sus compañeros:

  • Se relacionan menos con los otros niños, son menos sociables
  • No son agresivos, pero hacen muy pocos intentos por ingresar en el grupo, juegan solos, rechazan la participación en los juegos si son invitados.
  • Cuando estas características se mantiene en el tiempo acaban siendo niños que son calificados como extraños por sus compañeros.
  • Son niños ansiosos, con una evidente baja autoestima, hipersensibles, con poco sentido del humor ante las bromas de los demás, bromas que suelen interpretar como burlas.
  • Estos niños tiene más riesgo de convertirse en víctimas de maltrato entre iguales.
  • Son niños que no cuentan con las habilidades sociales necesarias para integrarse en un grupo o que piensan que no van a ser aceptados por los demás y no ponen en práctica las habilidades que puedan tener.

Los niños rechazados por sus compañeros:

  • Manifiestas conductas temidas por sus compañeros.
  • Pretende usar la violencia para dominar a sus compañeros, es una violencia que el grupo no percibe como justificada y no es aceptada.
  • Son niños que  no cooperan, son rígidos ante los juegos, no suelen tener buenas habilidades para solucionar problemas, y sus conductas prosociales son mínimas.

Un ESTILO DE APEGO SEGURO y UN ESTILO EDUCATIVO DEMOCRÁTICO de las familias son muy importantes a la hora de explicar los comportamientos de los niños. También son las responsables de observar estas conductas en los niños cuando sus hijos interactúan con sus compañeros.

Ir al inicio

DESARROLLO INTELECTUAL

En esta etapa los niños razonan de una forma más lógica, su atención es más selectiva y su memoria más estratégica. Del mismo modo aumentan enormemente la cantidad, calidad y organización de los conocimientos. El cambio cognitivo  que ocurre en estos niños no es un cambio brusco sino que existe cierto grado de continuidad entre las capacidades de los niños pequeños y los mayores de 6 años. Es un cambio cognitivo que también repercutirá en el comportamiento puesto que será más fácil reflexionar con ellos, entenderán lo que se les dice y sabrán pensar en consecuencia. Entenderán las intenciones del otro y sabrán planificar en consecuencia

Con respecto a la atención, aumenta la capacidad de los niños para fijar la atención en los datos relevantes despreciando los irrelevantes, es decir, se concentran en la información con más precisión filtrando las distracciones. Ya no necesitan de la ayuda externa para controlar su atención. Este hecho es muy importante a la hora de planificar una acción; sería imposible cualquier planificación si no fuésemos capaces de deshacernos de datos que no son relevantes. Por ejemplo para resolver un problema matemático tenemos que centrarnos en los datos oportunos y no atender a datos que no son necesarios para resolverlo. Del mismo modo evitarán tomar una decisión precipitada basada en una selección insuficiente o innecesaria de la información.

Con respecto a la memoria, lo que cambia realmente es el uso que hace de ella, puesto que a partir de los 6 años utiliza estrategias de almacenamiento (procedimientos para retener nuevas informaciones) como la estrategia de repaso (repetir el material que desean recordar), agrupar el material antes de estudiarlo por categorías (por ejemplo antes de estudiar una serie de animales primeros los categorizan en domésticos o salvajes) y elaborar el material (relacionar dos o más elementos creando una relación entre ellos), por ejemplo mediante la creación de una imagen en la que se imagina una escena en la selva con todos los animales salvajes en ella. Cada vez será capaz de crear más y mejores categorías  y elaborar el material de una forma mucho más compleja entre diferentes temáticas; y estrategias de recuperación (procedimiento para recuperar la información) buscando y reflexionando de una forma más activa en su memoria, por ejemplo imaginando la última vez que vio un juguete perdido.

Para que un  niño llegue a un uso espontáneo de estas estrategias, primero habrá pasado por una etapa de gran potencialidad para poder aprenderla. De ahí la importancia que desde la escuela y desde la familia se enseñe al niño a utilizarlas eficientemente. Las estrategias necesitan ser inducidas por los adultos para que el niño haga un buen uso espontáneo y llegue a usar las estrategias de forma madura.

Por otra parte, se ha de tener en cuenta que los niños de la escuela primaria son capaces de adquirir y organizar de forma elaborada sus conocimientos hasta tal punto, que incluso puede ser superior a la de los adultos.

Otra de las capacidades que se desarrollan es la metacognición, es decir, la capacidad de reflexionar y tomar conciencia de las propias acciones cognitivas (los niños saben lo que deben hacer y cómo hacerlo, planifican sus acciones y hacen un seguimiento de ellas, las evalúan y las corrigen si fuese necesario). En definitiva saben lo que piensan, cómo lo piensan, de ahí la mayor capacidad para regular y controlar la propia conducta. A partir de este momento y gracias a la capacidad de la metacognición es más fácil saber cómo piensa un niño puesto que al preguntarle es capaz a saber cuál es su forma de pensar y por consiguiente ayudarle a reflexionar.

Todas estas posibilidades para prestar mayor atención, aumento de la velocidad y capacidad de procesamiento, desarrollo y mejor uso de la memoria, aumento del número de conocimientos y desarrollo de la metacognición está muy influenciado por la ayuda que otras personas le puedan dar al niño para mejorar todas estas estrategias cognitivas.

Ir al inicio

Volver a Desarrollo psicológico (De los 0 a los 2 años)


¿Sufres alguno de estos problemas? Podemos ayudarteSolicitar cita previa ahora