PERSUM Clínica de Psicoterapia y Personalidad
C/ Uría 18 3º derecha - 33003 Oviedo Asturias (ESPAÑA)
Inicio > Especialidades > Depresión > Tratamiento de la depresión
Depresión

Tratamiento de la depresión

Publicado el 05/04/2018.
Por Administrador , última actualización el 08/07/2019
Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn

PSICOTERAPIA DE CORTE INTEGRADOR

La Psicoterapia de corte integrador atiende los aspectos afectivos, cognitivos, conductuales y fisiológicos que están alterados en el paciente depresivo. Aborda cada una de estas áreas de la personalidad del paciente aumentando así la eficacia del tratamiento ya que permite crear una psicoterapia a medida de cada paciente teniendo en cuenta más áreas que las psicoterapias convencionales.

El tratamiento cognitivo-conductual de la depresión se ha mostrado como el más efectivo de todas las formas de psicoterapia para el tratamiento de los trastornos depresivos.

Como su propio nombre indica aborda las cogniciones (los pensamientos), las  emociones (los sentimientos) y la conducta (lo que el paciente hace cuando está en un estado depresivo).

TRATAMIENTO COGNITIVO

Dentro de la Terapia Cognitivo-Conductual, se abordan las cogniciones (pensamientos) y los sentimientos de la persona deprimida. Cognición es todo pensamiento o emoción (sentimiento) que una persona tiene.

Existen toda una serie de pensamientos típicos en las personas deprimidas. Por ejemplo, “no valgo para nada”, “nada me sale bien” “esto solo me pasa a mi”, entre otros muchos. Por consiguiente aparecen en la persona deprimida toda una serie de sentimientos de tristeza, desesperación, desmotivación y abatimiento, entre otros.

Estos pensamientos se basan en el sistema de creencias que todos tenemos pero que es particular de cada persona. En la depresión se activan estas creencias disfuncionales o pensamientos falsos (B) cuando el paciente interpreta un hecho o a si mismo (A).
Lo sorprendente de estos pensamientos falsos (disfuncionales) es que se instalan en la mente del paciente depresivo haciéndole creer que son completamente ciertos, es decir:

El paciente depresivo tiene pensamientos falsos (no se corresponden con su realidad) y además está convencido de ellos.

Estos pensamientos disfuncionales son el eje central de la depresión, dominan al paciente en todos los sentidos, en sus emociones, su conducta y su fisiología afectándole personal, laboral, familiar y socialmente.

Lógicamente estos pensamientos disfuncionales mantienen su depresión avivándola cada vez que aparecen y produciendo emociones y conductas depresivas (C). Esto ocurre la mayor parte del tiempo en el día de un paciente depresivo.

La terapia cognitivo-conductual utiliza técnicas como la reestructuración cognitiva que ayudan eficazmente a cambiar estos “pensamientos falsos” combatiendo y mejorando así el estado depresivo del paciente.

TRATAMIENTO CONDUCTUAL

En la conducta (C2 ) el paciente depresivo se caracteriza por la disminución de actividad mayor o menor dependiendo de la gravedad de la depresión. Su conducta está dominada por la “falta de ganas” (anhedonia) y el cansancio. El resultado es una disminución considerable del número de actividades que realizaba antes de la depresión. La persona depresiva está encerrada en un mundo de tristeza y desmotivación bajo la que es prácticamente incapaz de hacer lo que antes hacía con naturalidad. Cosas sencillas como salir con sus amigos, ir a la compra o salir a la calle son prácticamente imposibles para el paciente depresivo. Al mismo tiempo y al disminuir el número de actividades reforzantes del paciente el ánimo del paciente empeora cayendo en una espiral muy difícil de remontar:

Usted se encuentra deprimido y no tiene ganas de hacer nada

  1. En su día a día no hay nada que le agrade.
  2. Su ánimo empeora y ahora usted solo hace lo necesario
  3. Al disminuir su nivel de actividad su ánimo es aún peor y usted ya no hace prácticamente nada.
  4. Usted ya no hace nada y su ánimo está en lo mas bajo.

La terapia cognitivo-conductual lleva al paciente a aumentar paulatinamente el número de conductas reforzantes (positivas según la interpretación subjetiva del paciente) lo que lleva a mejorar el ánimo del paciente. El paciente comprueba como su estado de ánimo mejora durante y después de haber realizado alguna de las conductas reforzantes planificadas previamente con el terapeuta. Mejorado el ánimo el paciente tiene más ganas de realizar conductas reforzantes produciéndose así una subida en espiral hasta llegar al nivel de conductas o actividades reforzantes que el paciente poseía antes de la depresión:

 

Bibliografía:

  • Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V. 5ª ed. Editorial Médica Panamericana. Madrid. 2018
  • Fernández-Álvarez, H. y Opazo, R. (2004). La integración en psicoterapia. Manual práctico. Barcelona: Paidós.
  • Young, J. E. y Klosko, J. S. (2001). Reinventa tu vida. Cómo superar las actitudes negativas y sentirse bien de nuevo. Barcelona: Paidós.

Reserve su cita

Solicite una cita o cuéntenos en qué podemos ayudarle
Le atenderemos lo antes posible.

Reservar cita
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial