PERSUM Clínica de Psicoterapia y Personalidad
C/ Uría 18 3º derecha - 33003 Oviedo Asturias (ESPAÑA)
Inicio > Especialidades > Trastornos de personalidad > Características del trastorno antisocial de la personalidad. Una explicación de su comportamiento conflictivo.
Trastornos de personalidad

Características del trastorno antisocial de la personalidad. Una explicación de su comportamiento conflictivo.

Publicado el 15/05/2018.
Por Administrador , última actualización el 08/07/2019
Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn

El trastorno antisocial de la personalidad. Más allá de la conducta.

  • Las personas con un trastorno antisocial manifiestan  una conducta gravemente irresponsable. Se trata de conductas dirigidas al incumplimiento de las normas que para la sociedad son directrices del funcionamiento cotidiano.
  • Sus pensamientos están dirigidos por la forma en la que pueden conseguir sus objetivos inmediatos. De nuevo, saltarse las normas que imperan en la sociedad es necesario si la persona no se dirige por pensamientos más a largo plazo.
  • El principal objetivo de las personas afectada por un trastorno antisocial es evitar ser controlado por los demás, se resisten a cooperar. Y esperan de los demás una inmediata sumisión. Necesitan verse a sí mismos como fuertes e independientes en un mundo hostil (“si no soy el agresor, puedo ser la víctima”). Muestran una conducta agresiva con facilidad.
  • Se caracterizan por tener pocas habilidades interpersonales y escasas habilidades sociales ya que actúan de forma inapropiada pudiendo hacerlo de otra forma, por ejemplo roban el coche de su padre cuando podían habérselo pedido. Sin embargo otros tiene unas excepcionales habilidades sociales que usan para manipular y engañar a las demás personas. 
  • Las personas antisociales poseen una capacidad de mentalización «fría»: se acercan a comprender las emociones de la otra persona, pero no sienten al otro. Sus conductas no están dirigidas por emociones como la gratitud o la empatía. No siente los derechos de los demás, lo puede reconocer y comprender, pero no sentirlos.
  • No se pueden poner en la piel de la otra persona, no contemplan una visión del mundo que no sea la suya propia. La creencia subyacente de que siempre tiene la razón hace improbable que se cuestione sus acciones. Comportamientos oposicionistas.
  • Son personas que discuten con facilidad, se resisten a cooperar en sociedad y provocan peleas.
  • La persona antisocial se ve a sí misma como inteligente, persistente pero obligado por las circunstancias. Comportamientos impulsivos.
  • Ve las dificultades que tienen con los demás como independientes de su conducta, por eso se creen víctimas de sistemas hostiles, injustos y prejuiciosos. Comportamientos culpabilizadores hacia los otros. Se pregunta cómo es posible que el otro le haya cometido tal afrenta.
  • Incluso las tareas de la vida diaria pueden suponer graves problemas a estas personas, por ejemplo ir a trabajar supone enfrentarse a muchas frustraciones que la persona antisocial no está dispuesta a tolerar. Perciben muchas situaciones en la relación con los otros como humillantes y su conducta se dirige hacia el abandono de la relación.
  • Les cuesta perseguir un objetivo que no le ofrezca gratificaciones inmediatas. No planean su vida en función de objetivos a largo plazo que sean capaces de dirigir su momento actual, por el contrario en función de lo que puede ofrecerles satisfacción de una forma inmediata sin pensar en las consecuencias. Así no puede evaluar los daños que ocasionan en los demás con sus conductas o en ellos mismos.
  • Es por ello, por lo que no toleran el aburrimiento, si no hay futuro, es difícil tolerar una situación presente vacía de estimulación. Es fácil entender en este contexto el uso de las drogas como dispensadoras de momentos presentes de placer. En el trastorno antisocial son muy frecuentes las conductas adictivas y los comportamientos que ponen su vida y la de los otros en peligro.
  • Las personas antisociales utilizan la ira y el enfado para controlar a los demás. También les gusta ofrecer una imagen peligrosa y agresiva a la sociedad para que les respeten y dar la sensación de que son personas a las que hay que tomarse en serio. Comportamientos arrogantes.
  • El trastorno antisocial se manifiesta en una alta necesidad de activación que le lleva a muchas conductas impulsivas que pueden poner en riesgo su salud (por ejemplo las drogas), y las de los demás.
  • Se sienten libres de hacer lo que quieren cuando ellos lo deseen con la única limitación de las normas policiales o del miedo a la venganza y castigo que puede venir de sus adversarios. A veces estos controles tampoco son suficientes para frenar su conducta. Esto no quiere decir que todos los antisociales sean delincuentes, aunque la probabilidad de delinquir sea mayor en este tipo de personalidades que en otras.
  • Su deseo es liberarse de todas las limitaciones incluyendo las relaciones personales, como también las responsabilidades, las rutinas y las normas. Lo que la sociedad y los otros pueden denominar falta de responsabilidad para la persona antisocial es signo de libertad y autonomía.
  • El trastorno antisocial supone una ausencia de remordimiento que justifican con su pasado, donde nadie tuvo consideración de ellos y por tanto ahora ellos no tiene porqué tenerla con los demás. Si sintiesen culpa esto les haría ser débiles y fácilmente controlados por los demás.
  • Considera que la otra persona está ahí para dañarle y explotarle, así que las personas antisociales no pueden confiar en nadie. La confianza dentro de nuestra sociedad es signo de ingenuidad para el antisocial.
  • Su flagrante incumplimiento de las normas sociales no se produce solamente ante evidentes delitos, también actúan en grandes empresas o instituciones donde se aprovechan de los otros accediendo a puestos de gran responsabilidad.

 

Esquema del funcionamiento psicológico del trastorno antisocial de la personalidad

ESQUEMA DE FUNCIONAMIENTO
Situación Pensamiento automático Emoción desagradable Conducta que disminuya la emoción desagradable
Un juez dicta una paga mensual a sus hijos Yo decidiré cuando he de pagar a mis hijos, ese juez no es nadie para mandarme a mi Fuerte enfado Incumplir las órdenes del juez y no pasar la pensión a sus hijos

Bibliografía:

  • Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV.Barcelona: Masson. 2002
  • Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V. 5ª ed. Editorial Médica Panamericana. Madrid. 2018
  • Kernberg, O. F. (1999). Trastornos graves de la Personalidad. México: El manual moderno.
  • Kernberg, O. F. (2005). Agresividad, narcisismo y autodestrucción en la relación psicoterapéutica. México: El manual moderno.
  • Millon, T. (2006). Trastornos de la personalidad en la vida moderna. Barcelona: Masson.
  • Organización Mundial de la Salud. CIE-10 Clasificación Internacional de enfermedades 10ª edición. Ed. Panamericana; 2000
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial