• Quiénes somos
    La historia de la Clínica Persum está hecha de esfuerzo, responsabilidad para con el paciente y amor por nuestra profesión.
    Los psicoterapeutas que hacen de PERSUM una Clínica de calidad han sido formados por grandes profesionales de reconocido prestigio dentro y fuera de...
    A lo largo de estos 20 años desde nuestros comienzos la formación ha sido una constante en nuestras carreras profesionales.
    Hemos destinado grandes recursos para dotarnos de unas instalaciones que ofrezcan al paciente un lugar agradable y cálido.
  • Metodología
  • Especialidades
    Tratamientos eficaces orientados por su personalidad.
    Un enfoque relacional único, adaptado a cada pareja, para disminuir los conflictos de forma definitiva.
    Tratamientos definitivos orientados por su personalidad.
    Resolvemos los problemas sexuales a través de una psicoterapia que incluye a su personalidad.
    Cambios estructurales en su personalidad para garantizar la recuperación.
    Los síntomas somáticos: tratamientos eficaces para enfermedades reales.
    Tratamiento ambulatorio intensivo con intervenciones individuales y grupales de tipo psicoterapéutico y psicoeducativo.
    Desarrollo personal y autoestima tomando en cuenta su personalidad: una forma honesta de llevarle al éxito emocional.
    Psicología infantil atendiendo al desarrollo de la personalidad.
  • Tratamientos
    Precisión en el diagnóstico y personalización del tratamiento. Mejores resultados tomando en cuenta la personalidad del paciente.
    Una terapia relacional única, adaptada a cada pareja y sus personalidades.
    Nos distingue un enfoque donde el paciente llega a conocer su funcionamiento mental, disminuir sus dificultades interpersonales, compartir...
    Nuestra área de Psiquiatría y Farmacoterapia ofrece el soporte farmacológico necesario para el tratamiento de los síntomas diana.
    La forma más eficaz y segura de experimentar los beneficios de la práctica de la atención plena.
    Disfunciones sexuales atendidas desde una perspectiva integradora que toma en cuenta la personalidad.
    Diagnósticos fiables y precoces. Intervenciones tempranas y efectivas, con atención al desarrollo de la personalidad del menor.
    Nuestra psicoterapia facilita una comprensión familiar del problema y capacita para la búsqueda de soluciones.
  • Trastornos de personalidad
  • Actualidad
    Publicaciones corporativas, noticias de actualidad de la clínica, organización de cursos y talleres. Agenda de cursos,jornadas y congresos en los...
    Colaboradores habituales en medios de comunicación. La difusión del conocimiento es una tarea de gran responsabilidad que esperamos disfruten...
    El objetivo del blog es crear un espacio de salud mental donde los usuarios encuentren información de calidad y puedan compatir sus experiencias.
    Nuestro compromiso personal es acercar al público en general y a los medios de comunicación una información rigurosa y apoyada sobre la evidencia...
    Foro sobre psicología
  • Contacto
  • La historia de la Clínica Persum está hecha de esfuerzo, responsabilidad para con el paciente y amor por nuestra profesión.
    Los psicoterapeutas que hacen de PERSUM una Clínica de calidad han sido formados por grandes profesionales de reconocido prestigio dentro y fuera de...
    A lo largo de estos 20 años desde nuestros comienzos la formación ha sido una constante en nuestras carreras profesionales.
    Hemos destinado grandes recursos para dotarnos de unas instalaciones que ofrezcan al paciente un lugar agradable y cálido.
  • Tratamientos eficaces orientados por su personalidad.
    Un enfoque relacional único, adaptado a cada pareja, para disminuir los conflictos de forma definitiva.
    Tratamientos definitivos orientados por su personalidad.
    Resolvemos los problemas sexuales a través de una psicoterapia que incluye a su personalidad.
    Cambios estructurales en su personalidad para garantizar la recuperación.
    Los síntomas somáticos: tratamientos eficaces para enfermedades reales.
    Tratamiento ambulatorio intensivo con intervenciones individuales y grupales de tipo psicoterapéutico y psicoeducativo.
    Desarrollo personal y autoestima tomando en cuenta su personalidad: una forma honesta de llevarle al éxito emocional.
    Psicología infantil atendiendo al desarrollo de la personalidad.
  • Precisión en el diagnóstico y personalización del tratamiento. Mejores resultados tomando en cuenta la personalidad del paciente.
    Una terapia relacional única, adaptada a cada pareja y sus personalidades.
    Nos distingue un enfoque donde el paciente llega a conocer su funcionamiento mental, disminuir sus dificultades interpersonales, compartir...
    Nuestra área de Psiquiatría y Farmacoterapia ofrece el soporte farmacológico necesario para el tratamiento de los síntomas diana.
    La forma más eficaz y segura de experimentar los beneficios de la práctica de la atención plena.
    Disfunciones sexuales atendidas desde una perspectiva integradora que toma en cuenta la personalidad.
    Diagnósticos fiables y precoces. Intervenciones tempranas y efectivas, con atención al desarrollo de la personalidad del menor.
    Nuestra psicoterapia facilita una comprensión familiar del problema y capacita para la búsqueda de soluciones.
  • Publicaciones corporativas, noticias de actualidad de la clínica, organización de cursos y talleres. Agenda de cursos,jornadas y congresos en los...
    Colaboradores habituales en medios de comunicación. La difusión del conocimiento es una tarea de gran responsabilidad que esperamos disfruten...
    El objetivo del blog es crear un espacio de salud mental donde los usuarios encuentren información de calidad y puedan compatir sus experiencias.
    Nuestro compromiso personal es acercar al público en general y a los medios de comunicación una información rigurosa y apoyada sobre la evidencia...
    Foro sobre psicología
PERSUM Clínica de Psicoterapia y Personalidad
C/ Uría 18 3º derecha - 33003 Oviedo Asturias (ESPAÑA)
Ansiedad

El trastorno obsesivo – compulsivo

Se trata de un trastorno complejo cuya frecuencia va en aumento en los países industrializados y en el que tanto el paciente como su entorno social se ven afectados masivamente limitándoles en todos los aspectos de su vida.

Inicio > Especialidades > Ansiedad > El trastorno obsesivo – compulsivo

El Trastorno Obsesivo-compulsivo se caracteriza por presentar ideas o comportamientos repetitivos (rituales) donde la persona experimenta un impulso, una obligación subjetiva fuerte a realizar o pensar cosas que él no quiere hacer o pensar. La persona intenta controlar estas ideas o actos, que él mismo ve como ilógicos, repetidas veces sin tener éxito.

Por ejemplo: Luis experimenta siempre al salir de su casa la necesidad de comprobar repetidas veces si ha cerrado el gas en su cocina y si todos los aparatos eléctricos de la misma están apagados. Estas comprobaciones son exageradas, repetitivas y están ritualizadas: siempre las realiza en un determinado orden, tocando los mandos de los aparatos y diciendo en voz alta “apagado, apagado, apagado”. A veces se queda como “pegado” al horno mientras repite casi llorando de desesperación que está “apagado” Las comprobaciones que en un principio llevaban veinte minutos, ahora le llevan una hora y si algo o alguien le interrumpen tiene que comenzar de nuevo desde el principio. Esto hace que tenga que levantarse una hora antes y a pesar de ello muchas veces llega tarde al trabajo porque al cerrar la puerta de su casa le asalta el pensamiento (“¿seguro que has cerrado bien la llave del gas?”). Esto le hace abrir la puerta de nuevo y volver a empezar desde el principio. Además las obsesiones y las compulsiones se están extendiendo a momentos de su vida como a la hora de cerrar su coche, apagar el ordenador, colgar el teléfono manejar dinero o lavarse. Emocionalmente está desesperado, no entiende por qué hace todas esas comprobaciones, además se avergüenza de ellas e intenta por todos los medios que nadie lo sepa para lo que tiene que inventarse excusas convincentes cuando le preguntan por qué tarda tanto. No quiere que su novia viva con él ya que se daría cuenta de todo. Piensa que todo el mundo le consideraría “un bicho raro” y cada vez le  cuesta más ocultarlo porque cada vez le llevan más tiempo sus rituales de comprobación.

En este caso se trata de rituales de comprobación pero el Trastorno Obsesivo-compulsivo tiene otras formas de manifestarse como los rituales de lavado donde la persona por miedo a contaminarse con gérmenes y bacterias se lava las manos excesivamente (en la práctica clínica se observan casos donde el paciente se lava las manos hasta mil veces al día llegando incluso a sangrar por la frecuencia del lavado).

En otras ocasiones el Trastorno Obsesivo-compulsivo carece de compulsión motora (comprobación) y todo el proceso es mental o cognitivo.
En estos casos hablamos de Trastorno Obsesivo sin compulsión motora o TRASTORNO OBSESIVO DE PENSAMIENTO: imágenes o pensamientos causan grave temor en el paciente y le obligan a pensar en otras cosas de forma ritualizada para que lo que teme no ocurra.

Ejemplo de Trastorno Obsesivo de Pensamiento: María cuida de su hijo nacido hace dos meses. Desde su nacimiento a María le asaltan pensamientos terribles de que ella podría dañar a su hijo. Le aparecen pensamientos e imágenes donde ella tira a su hijo por la ventana o le clava un cuchillo o pega fuertemente la cabeza de su hijo contra la esquina de una mesa. Cada vez que aparecen estos pensamientos angustiosos María tiene que contar hasta dos mil tres veces sin distraerse para asegurarse de que no va a hacerle nada a su hijo. Ella misma ve que lo que hace no tiene lógica y los sentimientos de culpa pueden con ella. Tiene miedo a quedarse a solas con su hijo por miedo a que aparezcan esos pensamientos. Duda de que sea buena madre y no se atreve a decirle nada a su marido por miedo a que “la tome por loca”, se separe de ella y le quiten la custodia de su hijo.

Existen otras manifestaciones del Trastorno Obsesivo-compulsivo (TOC) mucho menos frecuentes como por ejemplo el de enlentecimiento donde el paciente se mueve muy despacio por miedo a rozarse y herirse contra algún objeto saliente (esquinas) que le rodee. En estos casos cualquier movimiento lleva horas y el paciente se ve completamente limitado.

EXISTE UNA RELACIÓN CLARA ENTRE EL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC) Y LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD cuando el TOC es utilizado por el paciente para regularse emocionalmente. Es decir, involuntariamente utilizan el TOC como forma para sentirse bien o lo que es lo mismo, regularse emocionalmente. Diversos estudios muestran que en un 50% de los pacientes con un Trastorno Obsesivo-compulsivo existe también paralelamente un Trastorno de Personalidad que suele ser de TIPO EVITATIVO, DEPENDIENTE, LÍMITE U OBSESIVO.

El primero (Trastorno Obsesivo-compulsivo TOC) es un trastorno ansioso y el segundo (Trastorno Obsesivo de la personalidad) es un trastorno de la personalidad compuesto por un patrón constante de conductas rígidas y compartimentadas basadas en unos valores perfeccionistas extremos y con una incorrecta regulación de las propias emociones.

Otros trastornos como la tricotilomania  que consiste en la compulsión de arrancarse el pelo del cuerpo o el Síndrome de la Tourette coprolabia  y copropraxis, es decir, la utilización incontrolada de palabras malsonantes y tics nerviosos, aunque guardan parecido con el Trastorno Obsesivo-compulsivo constituyen trastornos a parte y su tratamiento psicoterapéutico es distinto.

Antiguamente el Trastorno Obsesivo-compulsivo y debido a la naturaleza de sus pensamientos se consideró como un fenómeno cercano a la esquizofrenia. Hoy en día se sabe que no tiene nada que ver y la razón principal entre muchas otras es que el paciente obsesivo reconoce lo ilógico de sus pensamientos, los vive en distonia respecto a sí mismo, cosa que no hace el paciente esquizofrénico.

 

FRECUENCIA DEL TASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC)

Entre los trastornos ansiosos más conocidos se encuentra el Trastorno Obsesivo-compulsivo. Se trata de un trastorno complejo cuya frecuencia va en aumento en los países industrializados y en el que tanto el paciente como su entorno social se ven afectados masivamente limitándoles en todos los aspectos de su vida.

El Trastorno Obsesivo-compulsivo se caracteriza por presentar ideas o comportamientos repetitivos (rituales) donde la persona experimenta un impulso, una obligación subjetiva fuerte a realizar o pensar cosas que él no quiere hacer o pensar. La persona intenta controlar estas ideas o actos, que él mismo ve como ilógicos, repetidas veces sin tener éxito.

Por ejemplo: Luis experimenta siempre al salir de su casa la necesidad de comprobar repetidas veces si ha cerrado el gas en su cocina y si todos los aparatos eléctricos de la misma están apagados. Estas comprobaciones son exageradas, repetitivas y están ritualizadas: siempre las realiza en un determinado orden, tocando los mandos de los aparatos y diciendo en voz alta “apagado, apagado, apagado”. A veces se queda como “pegado” al horno mientras repite casi llorando de desesperación que está “apagado” Las comprobaciones que en un principio llevaban veinte minutos, ahora le llevan una hora y si algo o alguien le interrumpen tiene que comenzar de nuevo desde el principio. Esto hace que tenga que levantarse una hora antes y a pesar de ello muchas veces llega tarde al trabajo porque al cerrar la puerta de su casa le asalta el pensamiento (“¿seguro que has cerrado bien la llave del gas?”). Esto le hace abrir la puerta de nuevo y volver a empezar desde el principio. Además las obsesiones y las compulsiones se están extendiendo a momentos de su vida como a la hora de cerrar su coche, apagar el ordenador, colgar el teléfono manejar dinero o lavarse. Emocionalmente está desesperado, no entiende por qué hace todas esas comprobaciones, además se avergüenza de ellas e intenta por todos los medios que nadie lo sepa para lo que tiene que inventarse excusas convincentes cuando le preguntan por qué tarda tanto. No quiere que su novia viva con él ya que se daría cuenta de todo. Piensa que todo el mundo le consideraría “un bicho raro” y cada vez le  cuesta más ocultarlo porque cada vez le llevan más tiempo sus rituales de comprobación.

En este caso se trata de rituales de comprobación pero el Trastorno Obsesivo-compulsivo tiene otras formas de manifestarse como los rituales de lavado donde la persona por miedo a contaminarse con gérmenes y bacterias se lava las manos excesivamente (en la práctica clínica se observan casos donde el paciente se lava las manos hasta mil veces al día llegando incluso a sangrar por la frecuencia del lavado).

En otras ocasiones el Trastorno Obsesivo-compulsivo carece de compulsión motora (comprobación) y todo el proceso es mental o cognitivo.
En estos casos hablamos de Trastorno Obsesivo sin compulsión motora o TRASTORNO OBSESIVO DE PENSAMIENTO: imágenes o pensamientos causan grave temor en el paciente y le obligan a pensar en otras cosas de forma ritualizada para que lo que teme no ocurra.

Ejemplo de Trastorno Obsesivo de Pensamiento: María cuida de su hijo nacido hace dos meses. Desde su nacimiento a María le asaltan pensamientos terribles de que ella podría dañar a su hijo. Le aparecen pensamientos e imágenes donde ella tira a su hijo por la ventana o le clava un cuchillo o pega fuertemente la cabeza de su hijo contra la esquina de una mesa. Cada vez que aparecen estos pensamientos angustiosos María tiene que contar hasta dos mil tres veces sin distraerse para asegurarse de que no va a hacerle nada a su hijo. Ella misma ve que lo que hace no tiene lógica y los sentimientos de culpa pueden con ella. Tiene miedo a quedarse a solas con su hijo por miedo a que aparezcan esos pensamientos. Duda de que sea buena madre y no se atreve a decirle nada a su marido por miedo a que “la tome por loca”, se separe de ella y le quiten la custodia de su hijo.

Existen otras manifestaciones del Trastorno Obsesivo-compulsivo (TOC) mucho menos frecuentes como por ejemplo el de enlentecimiento donde el paciente se mueve muy despacio por miedo a rozarse y herirse contra algún objeto saliente (esquinas) que le rodee. En estos casos cualquier movimiento lleva horas y el paciente se ve completamente limitado.

EXISTE UNA RELACIÓN CLARA ENTRE EL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC) Y LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD cuando el TOC es utilizado por el paciente para regularse emocionalmente. Es decir, involuntariamente utilizan el TOC como forma para sentirse bien o lo que es lo mismo, regularse emocionalmente. Diversos estudios muestran que en un 50% de los pacientes con un Trastorno Obsesivo-compulsivo existe también paralelamente un Trastorno de Personalidad que suele ser de TIPO EVITATIVO, DEPENDIENTE, LÍMITE U OBSESIVO.

El primero (Trastorno Obsesivo-compulsivo TOC) es un trastorno ansioso y el segundo (Trastorno Obsesivo de la personalidad) es un trastorno de la personalidad compuesto por un patrón constante de conductas rígidas y compartimentadas basadas en unos valores perfeccionistas extremos y con una incorrecta regulación de las propias emociones.

Otros trastornos como la tricotilomania  que consiste en la compulsión de arrancarse el pelo del cuerpo o el Síndrome de la Tourette coprolabia  y copropraxis, es decir, la utilización incontrolada de palabras malsonantes y tics nerviosos, aunque guardan parecido con el Trastorno Obsesivo-compulsivo constituyen trastornos a parte y su tratamiento psicoterapéutico es distinto.

Antiguamente el Trastorno Obsesivo-compulsivo y debido a la naturaleza de sus pensamientos se consideró como un fenómeno cercano a la esquizofrenia. Hoy en día se sabe que no tiene nada que ver y la razón principal entre muchas otras es que el paciente obsesivo reconoce lo ilógico de sus pensamientos, los vive en distonia respecto a sí mismo, cosa que no hace el paciente esquizofrénico.

 

TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

El tratamiento psicoterapéutico cognitivo-conductual del Trastorno Obsesivo-compulsivo tiene en cuenta que la realización de determinadas conductas compulsivas como por ejemplo las conductas de lavado producen momentáneamente una reducción de la ansiedad que padece el paciente, es decir, si tengo miedo a contaminarme con algún virus y acto seguido me lavo las manos, este acto de lavarme las manos conduce a una reducción de la ansiedad que me produce el pensamiento de poder contaminarme.

Este hecho reforzante de que las conductas compulsivas (comprobar aparatos eléctricos, lavarse las manos, tocar varias veces un objeto, contar, rezar…) reduzcan inmediatamente la ansiedad hace que estas conductas o compulsiones se conviertan en rituales y estabilicen el trastorno. El paciente necesita estos rituales compulsivos para a corto plazo sentirse bien, aunque a largo plazo le limiten gravemente. Con ellos el paciente evita de forma activa que ocurra lo que el teme, por ejemplo infectarse gravemente con una enfermedad. Las compulsiones ritualizadas son entonces una conducta evitativa activa que además de estabilizarse en poco tiempo consiguen que el paciente nunca pueda experimentar que lo que teme de forma catastrofista  no ocurriría aunque no realizara las conductas compulsivas, es decir, como el paciente, por ejemplo, siempre se lava muchas veces las manos no se permite comprobar que aunque no se las lavase tanto no se contaminaría con una grave enfermedad.

Por ello la terapia cognitivo-conductual utiliza técnicas como la exposición con prevención de respuesta donde de forma controlada y en una situación terapéutica el paciente experimenta que su ansiedad se reduce sin necesidad de realizar la compulsión a la que se ha acostumbrado lo que secundariamente le lleva a una reestructuración cognitiva acerca de lo que teme. Además la terapia cognitivo-conductual reestructura la interpretación disfuncional que el paciente obsesivo-compulsivo hace sobre la percepción de peligro, es decir, el paciente obsesivo-compulsivo al igual que otros pacientes con trastornos ansiosos sobrevalora cognitivamente la probabilidad de que ocurra algo negativo. Por ejemplo la probabilidad de que un incendio arrase su casa por un fallo eléctrico en el horno de su cocina es realmente muy pequeña. Sin embargo para el paciente obsesivo-compulsivo la probabilidad subjetiva que el hace es altísima bajo su interpretación catastrofista. Además la terapia cognitivo-conductual reestructura la excesiva responsabilidad que este tipo de pacientes tienen sobre los acontecimientos negativos. Estas dos características cognitivas propias del paciente obsesivo-compulsivo se multiplican la una por la otra aumentando la sensación de peligro ( Peligro = Probabilidad del hecho X Consecuencias del hecho ).  La terapia cognitivo-conductual utiliza técnicas cognitivas para reestructurar estas ideas disfuncionales como el diálogo socrático, la descatastrofización, tests cognitivos o la técnica de pie chart entre otros.

El tratamiento farmacológico del Trastorno Obsesivo-compulsivo se realiza con el uso de antidepresivos como la clomipramina, fluvoxamina, fluoxetina, setralina o paroxetina. La clomipramina (Anafranil) es en relación al Trastorno Obsesivo-compulsivo el más utilizado y estudiado. Con ella se consigue una reducción de los síntomas en algunos pacientes afectados por el Trastorno Obsesivo-compulsivo pero los estudios muestran que esta reducción de los síntomas no es duradera y que en el 90% de los pacientes tratados con clomipramina vuelven a presentar síntomas en pocos días al reducir la dosis o dejar de tomar clomipramina. Incluso se observa la aparición de síntomas depresivos además de los propios del Trastorno Obsesivo-compulsivo, aunque estos síntomas depresivos no existieran antes de del tratamiento farmacológico.

 

PRECAUCIONES EN EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO

En ocasiones y dependiendo del caso concreto algunos pacientes presentan una función secundaria en su TOC. Es decir, involuntariamente utilizan el TOC como forma para sentirse bien o lo que es lo mismo, regularse emocionalmente.

El TOC está compuesto por pensamientos obsesivos de una naturaleza muy intensa y que ocupan al paciente gran parte de su tiempo, es por ello por lo que son obsesivos. Estos pensamientos obsesivos ocupan la mayor parte del tiempo del paciente evitando entonces que piensen en cuestiones relativas a ellos mismo o a su vida. Así por ejemplo en la práctica clínica se observan pacientes que desarrollan el TOC con más intensidad cuando su pareja se encuentra en casa y que incluso con la justificación de que tienen que realizar sus rituales compulsivos han de estar solos y su pareja debe salir de la habitación donde se encuentra el paciente.

En otras ocasiones los rituales del TOC eximen al paciente de una obligación o son utilizados para evitar situaciones desagradables para el paciente e incluso para mantener un estatus determinado.

Diversos estudios muestran que en un 50% de los pacientes con un Trastorno Obsesivo-compulsivo existe también paralelamente un Trastorno de Personalidad que suele ser de tipo obsesivo, evitativo, dependiente o límite (borderline).

Es en estos casos cuando el TOC tienen una función secundaria que es la de regular, inadecuadamente, las emociones del paciente y las relaciones personales con los que le rodean.

AQUÍ LA IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO ES VITAL YA QUE SI NO SE RECONOCE LA PATOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD DEL PACIENTE EL TRATAMIENTO ESTARÁ ABOCADO AL FRACASO. LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD TIENEN UN TRATAMIENTO MUY DIFERENTE AL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO.

La falta de formación y experiencia del psicólogo en diagnóstico y psicoterapia conlleva muchas veces errores como este con el resultado del fracaso del tratamiento.

Reserve su cita

Solicite una cita o cuéntenos en qué podemos ayudarle
Le atenderemos lo antes posible.

Reservar cita
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial