PERSUM Clínica de Psicoterapia y Personalidad
C/ Uría 18 3º derecha - 33003 Oviedo Asturias (ESPAÑA)
Ansiedad

Fobias

Una fobia es un miedo especifico a algo (a las arañas, a los perros, a volar son las mas comunes) con gran intensidad.

Publicado el 13/02/2018.
Por Esther Blanco , última actualización el 06/11/2019
Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn

No es un miedo “normal” sino que la persona que padece una fobia puede llegar tener una vida muy limitada que le puede llevar incluso a tener que recluirse permanentemente en su domicilio durante mucho tiempo.

En la clínica Persum somos psicólogos especialistas en el tratamiento de la ansiedad en Oviedo, Asturias. Solicite una cita o cuéntenos en qué podemos ayudarle.

Ante la presencia o incluso solo la imaginación del estímulo fóbico( perro, araña, volar…) la persona siente una altísima ansiedad física y mental. Esta intensa sensación de miedo provoca que el sistema nervioso autónomo desencadene gran cantidad de síntomas tales como la taquicardia, sudoración excesiva, presión en el pecho o el aumento de la presión sanguínea se ven acompañadas de cogniciones (pensamientos) exageradas (catastrofizaciones) y de una conducta de evitación hacia el estímulo que causa la fobia. Esta conducta de evitación mantiene la existencia del trastorno fóbico en el tiempo al no permitir que la persona compruebe (reestructure) lo exagerado de sus pensamientos.

Fobias. Definición.

Se trata de un miedo intenso hacia objetos, animales o situaciones concretos que se perciben de forma irracional como exageradamente peligrosas o amenazantes.

Fobia y miedo ¿es lo mismo?

Fobia y miedo no son lo mismo. El miedo es una emoción básica que, en su justa medida, es adaptativa y su función es protegernos de los peligros. La fobia, en cambio, se caracteriza por ser un miedo desadaptativo, porque es irracional y excesivamente intenso, y por ello su función es patológica.

¿Por qué tengo miedo?

La emoción del miedo nos ha llegado a través de la evolución y la compartimos con todas las especies animales que poseen sistema límbico (aves y mamíferos). Nos sirve como defensa. Ante situaciones de peligro, activa nuestro sistema de lucha o huida y nos permite sobrevivir. Cuando el miedo es muy intenso, también puede paralizarnos, lo cual puede ser ventajoso en algunas situaciones donde la lucha o la huida supondrían un riesgo mayor que la inacción.

¿Qué son los miedos irracionales?

Aquellos que nos hacen percibir peligros donde objetivamente no existen o son mucho menores de lo percibido.

Significado de fobia (origen, etimología)

Palabra derivada de Fobos, en griego antiguo Φόϐος, «pánico», hijo de Ares y Afrodita en la mitología griega, la personificación del miedo.

Fobia ¿Qué es una fobia?

Un miedo intenso hacia objetos o situaciones concretas que se perciben de forma irracional como exageradamente peligrosas o amenazantes. Por ejemplo, a volar, a las tormentas, a las inyecciones, a los perros… Se considera un Trastorno de Ansiedad.

Causas de las fobias ¿Por qué se producen? ¿Por qué tenemos fobias?

Se consideran tres vías de adquisición de fobias: por condicionamiento directo, esto es, cuando vivimos una experiencia traumática que nos marca y asociamos un objeto o una situación a una emoción intensa como miedo o asco; por experiencia vicaria, o sea, cuando vemos que otra persona sufre una experiencia amenazante o peligrosa; y, por último, cuando no hemos sido testigos, pero nos cuentan algo impactante que nos impresiona de forma exacerbada.

Persona o personalidad fóbica.

Hay personas que por sus experiencias tempranas en ambientes permanentemente ansiógenos poseen una amígdala especialmente reactiva (parte emocional) y unos lóbulos frontales (parte racional) poco capaces de calmarla, siendo para estas personas muy habitual la experiencia del miedo y la falta de habilidades para regularlo, lo cual las hace propensas a sufrir fobias. A partir de cuatro fobias específicas, se debe barajar el diagnóstico de Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Diagnóstico de las fobias, según el DSM-5.

Criterios diagnósticos para fobia específica, según el manual estadístico de los trastornos mentales:

  1. Miedo o ansiedad intensa por un objeto o situación específica (p. ej., volar, alturas, animales, administración de una inyección, ver sangre).
    Nota: En los niños, el miedo o la ansiedad se puede expresar con llanto, rabietas, quedarse paralizados o aferrarse.
  2. El objeto o la situación fóbica se evita o resiste activamente con miedo o ansiedad inmediata.
  3. El objeto o la situación fóbica se evita o resiste activamente con miedo o ansiedad intensa.
  4. El miedo o la ansiedad es desproporcionado al peligro real que plantea el objeto o situación específica y al contexto sociocultural.
  5. El miedo o la ansiedad o la evitación es persistente, y dura típicamente seis o más meses.
  6. El miedo o la ansiedad o la evitación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.
  7. La alteración no se explica mejor por los síntomas de otro trastorno mental, como el miedo, la ansiedad y la evitación de situaciones asociadas a síntomas tipo pánico u otros síntomas incapacitantes (como la agorafobia); objetos o situaciones relacionados con obsesiones (como en el trastorno obsesivo-compulsivo); recuerdo de sucesos traumáticos (como en el trastorno de estrés postraumático); dejar el hogar o separación de las figuras de apego (como en el trastorno de ansiedad por separación); o situaciones sociales (como en el trastorno de ansiedad social).

Síntomas de las fobias

Las fobias pueden desplegar una gran cantidad de síntomas, tanto emocionales como cognitivos, fisiológicos y conductuales.

Entre otros síntomas, podemos sentir: miedo, ansiedad, llanto, temblores, sensación de ahogo, pensamientos absolutistas y catastrofistas, evitación persistente del estímulo fóbico, agitación, deseos de huir, agresividad, irritabilidad, sobresaltos, gritos, pérdida de control de impulsos, angustia, pánico, asco…

Diferentes Tipos de fobias

Existen básicamente dos categorías de fobias: las fobias específicas y la fobia social (también llamada Trastorno de Ansiedad Social).

Las fobias específicas se dividen a su vez en cuatro grupos principales: fobias a los animales (arañas, insectos, perros…), a entornos naturales (el mar, tormentas, alturas…), a la sangre-inyecciones-daño (agujas, procedimientos médicos, heridas, dolor…) y fobias situacionales (aviones, ascensores, sitios cerrados…). Habría un quinto grupo de fobias sin clasificar, por considerarse más raras, como a los vómitos, a los payasos, etc.

Por último, la Agorafobia es un tipo especial de fobia que se da cuando la persona teme no poder escapar de alguna situación donde pedir ayuda puede ser lento o difícil, como ocurre en los transportes públicos, las autopistas, el campo abierto, hacer colas o perderse entre multitudes, o simplemente estar solo y lejos de casa.

Fobias más comunes en adultos

Fobia social

Fobia a las arañas

Fobia a conducir

Fobia a hablar en publico

Fobia a la gente

Fobia a la muerte

Fobia a la noche

Fobia a la oscuridad

Fobia a la sangre

Fobia a las abejas

Fobia a las avispas

Fobia a las cucarachas

Fobia a las agujas

Fobia a las alturas

Fobia a las arañas

Fobia a las enfermedades

Fobia a las mujeres

Fobia a las multitudes

Fobia a las palomas

Fobia a las personas

Fobia a las ratas

Fobia a las serpientes

Fobia a los animales

Fobia a los bichos

Fobia a los espacios abiertos

Fobia a los gatos

Fobia a los gérmenes

Fobia a los globos

Fobia a los hombres

Fobia a los insectos

Fobia a los pájaros

Fobia a los perros

Fobia a los ratones

Fobia los ruidos

Fobia a los tiburones

Fobia los títeres

Fobia a salir a la calle

Fobia a mucha gente

Fobia a salir de casa

Fobia a volar

Fobia al agua

Fobia al sexo

Fobia al trabajo

Fobia al vomito

Fobia a bañarse

Fobia a caerse

Fobia a caminar

Fobia a comer en publico

Fobia a cruzar la calle

Fobia a dormir

Fobia a enfermedades

Fobia a la comida

Fobia a la sangre

Fobia a la suciedad

Miedos y Fobias habituales en los niños

Fobia escolar

Fobia a los payasos

Fobia a la oscuridad

Fobia a estar solos

Fobia a los ruidos fuertes

Ansiedad por separación

Fobias extrañas o poco comunes

Fobia a los botones

Fobia a los circulos

Fobia-miedo  a las palabras largas

Fobia-miedo a los agujeros

Fobia a los extranjeros

Fobia a los pies

Fobia a los puntos

Fobias por orden alfabético:

  • Ablutofobia: miedo a lavarse o bañarse (al menos en agua)
  • Acrofobia: horror o vértigo a las alturas.
  • Aerofobia: miedo a volar
  • Agateofobia: miedo a la locura.
  • Agorafobia: sensación anormal de angustia ante los espacios abiertos y, especialmente, en calles y plazas amplias.
  • Aicmofobia o tripanofobia: miedo a las agujas.
  • Ailurofobia: Miedo a los gatos.
  • Algofobia: miedo al dolor.
  • Amaxofobia: miedo a conducir o a ir en coche.
  • Androfobia: aversión anormal al sexo masculino.
  • Antropofobia: miedo a la gente.
  • Aracnofobia: miedo a las arañas.
  • Astrafobia: miedo a los rayos.
  • Autofobia: miedo a estar solo.
  • Atazagorafobia: miedo al olvido.
  • Barofobia: miedo a la gravedad.
  • Batofobia: miedo a la profundidad.
  • Bibliofobia: miedo a los libros.
  • Blatofobia: miedo a las cucarachas.
  • Bromidrosifobia: miedo al olor corporal.
  • Claustrofobia: aversión patológica a los espacios cerrados o temor experimentado al encontrarse en ellos.
  • Cainolofobia: miedo a la novedad.
  • Catagelofobia: miedo al ridículo.
  • Caliginefobia: miedo a las mujeres hermosas.
  • Cinofobia: miedo a los perros.
  • Claustrofobia: miedo a los espacios cerrados.
  • Clerofobia: aversión apasionada contra el clero.
  • Coulrofobia: miedo a los payasos.
  • Crometofobia: miedo al dinero.
  • Demofobia: miedo a las multitudes.
  • Dendrofobia: miedo a los árboles.
  • Dinofobia: miedo al vértigo.
  • Efebifobia: miedo a personas jóvenes.
  • Entomofobia: miedo a los insectos.
  • Ergofobia: miedo a ir a trabajar.
  • Eritrifobia: miedo al color rojo.
  • Eritrofobia: temor patológico a ruborizarse.
  • Falacrofobia: Miedo a la calvicie.
  • Francofobia: rechazo hacia Francia o lo francés.
  • Filofobia: Miedo al amor.
  • Fobia Social: Miedo a ser juzgado negativamente.
  • Fotofobia: aversión a la luz, acompañada de espasmo de los párpados, causada por intolerancia del ojo.
  • Ginofobia: miedo a las mujeres.
  • Glosofobia: Miedo irracional a hablar en público.
  • Hematofobia: Miedo a la sangre y a las heridas.
  • Hidrofobia: miedo al agua.
  • Hipnofobia: miedo al sueño.
  • Hodofobia: miedo a los viajes.
  • Homofobia: aversión hacia los homosexuales.
  • Ictiofobia: miedo a los peces.
  • Iofobia: miedo a los venenos.
  • Isopterofobia: miedo a las termitas.
  • Lacanofobia: miedo a las verduras.
  • Linonofobia: miedo a las cuerdas.
  • Metrofobia: miedo a la poesía.
  • Micofobia: miedo a las setas.
  • Misofobia: miedo a las inmundicias.
  • Musofobia: Miedo a los ratones.
  • Necrofobia: fobia a la muerte y a los muertos.
  • Neofobia: Miedo a lo nuevo.
  • Nictofobia: fobia a la noche o a la oscuridad.
  • Nanofobia: miedo a componentes desarrollados a nanoescalas puedan deambular en el cuerpo.
  • Nomofobia: miedo a salir de casa sin el teléfono móvil.
  • Novercafobia: miedo a las madrastras.
  • Oenofobia: miedo al vino.
  • Olfactofobia u osmofobia: miedo a los olores.
  • Patofobia: miedo a la enfermedad.
  • Pediofobia: miedo a las muñecas.
  • Pedofobia: miedo a los niños.
  • Peniafobia: miedo a la pobreza.
  • Penterafobia: miedo a la suegra.
  • Psicrofobia: miedo al frío.
  • Quetofobia: miedo al pelo.
  • Ritifobia: miedo a las arrugas.
  • Rupofobia: miedo a la suciedad.
  • Selacofobia: miedo a los tiburones.
  • Selenofobia: miedo a la luna.
  • Socerafobia: miedo a los suegros.
  • Tafiofobia: miedo a ser enterrado vivo, miedo a la muerte.
  • Telefonofobia: miedo a los teléfonos.
  • Teofobia: miedo a los dioses o a la religión.
  • Traumatofobia: miedo a los accidentes.
  • Tripofobia: miedo a los agujeros.
  • Tripanofobia: miedo a las agujas, inyecciones u otros objetos punzantes.
  • Verminofobia: miedo a los gérmenes.
  • Xenofobia: desprecio hacia los extranjeros.
  • Xilofobia: Miedo a los objetos de madera.
  • Zoofobia: Miedo a los animales

Causas de las fobias

Como explicaciones sobre las causas de las fobias podemos encontrar dos grupos de hipótesis diferentes.
– Hipótesis asociativas:
Según estas hipótesis las fobias se adquieren por tres posibles vías; bien una experiencia directa traumática con el estímulo que desde ese momento pasa a ser fóbico. Esta forma de adquisición seguiría los principios del condicionamiento clásico. Pero las fobias también se pueden adquirir por experiencia indirecta, bien a través del aprendizaje vicario (observando el miedo de una persona ante un estímulo); bien a través de la transmisión de información (los seres humanos somos contadores de historias y entre ellas transmitimos experiencias desagradables con estímulos que pueden hacer que el oyente adquiera también cierta aversión a esos estímulos sin haberlos experimentado directamente)
– Hipótesis no asociativas:
El cerebro parece estar listo para desarrollar ciertos miedos y los seres humanos estamos biológicamente predispuestos a aprender y asociar el miedo con estímulos externos que han representado una amenaza para la supervivencia de la especie a lo largo de su historia evolutiva.

Traumas y fobias

Trauma proviene del griego y significa herida. Un trauma aparece cuando la persona ha sido expuesta a una situación de amenaza real o a un daño potencial que puede ser físico o psicológico.
En muchas ocasiones el trauma va acompañado de fobias, entendidas estas como un miedo condicionado a ciertos estímulos que estaban presentes durante el evento traumático. Por ejemplo tras un grave accidente de tráfico se puede desarrollar una fobia a conducir de nuevo o una fobia a las chaquetas blancas porque era el color de la bata que llevaba el médico que realizó la atención médica.

Fobias y obsesiones

Las fobias y las obsesiones se pueden presentar juntas como parte de un mismo cuadro clínico.
Las obsesiones son ideas intrusivas que se pueden presentar como irracionales. Dentro de las obsesiones hay un grupo denominadas fobias de impulsión en las que las ideas
recurrentes se relacionan con la posibilidad de perder el control o hacer daño a alguien o a uno mismo. Son ideas ajenas a la voluntad de la persona. Como forma de compensar esas ideas, la persona puede realizar conductas compulsivas para protegerse o proteger a los demás.

Ansiedad, miedos y fobias ¿es lo mismo?

Diferenciar la ansiedad, los miedos y las fobias puede resultar complejo.
El miedo es una de las emociones básicas del ser humano. En algún momento de nuestra vida todos hemos experimentado miedo a algo. De hecho en los primeros años de vida es frecuente que los niños presenten miedos evolutivos (propios de la edad) que tienden a desaparecer a medida que el niño crece. Los niños están programados para sentir miedo ante estímulos como un mecanismo de protección; por ejemplo el miedo a las alturas en los niños que están empezando a caminar.
La ansiedad es una respuesta fisiológica que surge cuando necesitamos actuar o responder ante ciertas situaciones. La ansiedad también es una respuesta adaptativa como el miedo; es decir: nos resulta útil experimentar ansiedad porque prepara al cuerpo para dar una respuesta.
En el caso de la fobia el miedo y la ansiedad que se experimentan han superado la capacidad de la persona de hacerle frente y además genera una interferencia notable en el
funcionamiento habitual de la persona limitándole para su desempeño en la vida cotidiana.

Fobias y ataques de panico ¿es lo mismo?

Las fobias y los ataques de pánico no son lo mismo, aunque sí comparten la aparición de activación fisiológica en forma de ansiedad.
En el pánico lo que se experimenta es un aumento de la ansiedad de forma súbita e inesperada; acompañado del deseo de la persona de abandonar la situación. Se da un temor a no poder escapar de la situación y lo más destacable es la activación fisiológica que lleva asociada en forma de:

– Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardiaca.
– Sudoración
– Temblores o sacudidas
– Sensación de ahogo o falta de aliento
– Sensación de atragantarse
– Opresión o malestar torácico
– Nauseas o molestias abdominales
– Inestabilidad, mareo o desmayo
– Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno
mismo)
– Miedo a perder el control o volverse loco
– Miedo a morir
– Sensación de entumecimiento u hormigueo
– Escalofríos o sofocaciones

La fobia es más bien un miedo o ansiedad por un objeto o situación específica. Aunque bien es cierto que las personas con fobias específicas pueden experimentar ataques de pánico cuando se enfrentan con la situación o el objeto temido.

Consecuencias de las fobias

Como principal consecuencia de las fobias está la limitación en la funcionalidad diaria de la persona que evitará todas aquellas situaciones generadoras de ansiedad fóbica. Esto va a ser más o menos importante en función de la fobia; así por ejemplo no es lo mismo experimentar fobia a volar en alguien que por trabajo debe usar de manera regular este medio de transporte; que en alguien que no se plantea a corto plazo tener que hacer uso de este medio de transporte. La primera persona verá más limitado su desempeño que la segunda.

Tratamiento de las fobias. Como superar una fobia

Para el tratamiento de las fobias se comienza por una adecuada evaluación del caso concreto, tratando de determinar el tipo de fobia (fobia simple, fobia social, etc.) y viendo la amplitud de la fobia (por ejemplo en la fobia simple, averiguar si la fobia es ante uno o varios estímulos).
También considerar el grado de limitación de la funcionalidad de la persona para ver hasta qué punto la fobia está afectando a su vida cotidiana.

Tratamiento psicológico

En Psicología contamos con tratamientos empíricamente validados para el tratamiento de fobias, el principio terapéutico común que rige estos tratamientos suele ser la exposición progresiva al estímulo temido frente a otras técnicas que también suponen la exposición pero de forma no graduada (como la inundación o implosión)

Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática es una técnica de modificación de conducta que se aplica al tratamiento de las fobias, siendo considerada como uno de los tratamientos más eficaces. El objetivo de la desensibilización sistemática es reducir tanto las respuestas de ansiedad como las respuestas de evitación ante el estímulo fóbico.
El principio fundamental de la desensibilización sistemática se basa en entrenar a la persona en una respuesta incompatible con la ansiedad, generalmente se realiza entrenamiento en relajación. El procedimiento de la desensibilización sistemática se compone de cuatro pasos:

1. Entrenamiento en relajación: se enseñan técnicas de relajación progresiva o respiración diafragmática.
2. Construcción de una jerarquía de exposición: realizar un listado de situaciones generadoras de ansiedad y ordenarlas según el grado de ansiedad que producen.
Normalmente se utilizan jerarquías de 0 a 100 donde el 0 representa nada de ansiedad y el 100 la máxima ansiedad experimentada.
3. Práctica en imaginación: el paciente imagina la escena, y el terapeuta le pregunta sobre detalles la escena para ver la capacidad de imaginación.
4. Exposición propiamente dicha: recurriendo a la jerarquía, el paciente se va exponiendo progresivamente a situaciones que cada vez sean más generadoras de ansiedad. Al
miso tiempo que se expone a la situación generadora de ansiedad se instruye a la persona para que lleve a la práctica la realización de la relajación.

Realidad virtual para tratar fobias

La introducción de la realidad virtual en los tratamientos psicológicos ha supuesto una novedad que se ha comenzado a emplear con fines terapéuticos recientemente.
En el caso de las fobias, contar con dispositivos de realidad virtual permite que la exposición sea más realista que la que se lleva a cabo en imaginación por ejemplo. Además permite al clínico poder valorar in situ las respuestas de ansiedad que experimenta la persona ante la exposición a situaciones cada vez más generadoras de ansiedad. E igualmente permite que el clínico adapte el tratamiento en función de dichas respuestas.
Pensando en los niños y en lo adolescentes, la realidad virtual también parece una forma de exposición a situaciones generadoras de ansiedad más atractiva que la desensibilización sistemática o la exposición que se vienen utilizando en la práctica clínica desde hace décadas.

Tratamiento orientado por la personalidad para el abordaje de las fobias

Las fobias se expresan con sintomatología ansiosa asociada, pero muchas veces las fobias tienen en su base una constitución o estilo de personalidad que es lo que puede estar
generando las características propias de una fobia. Para poder tratar correctamente la fobia en este caso, procede realizar un estudio de la personalidad del sujeto y trabajar con el estilo de personalidad que presenta.
Así por ejemplo ocurre con la personalidad evitadora o dependiente, que suelen expresarse frecuentemente a través de trastornos de ansiedad.

Tratamiento farmacológico. Medicamentos para las fobias

Generalmente el tratamiento indicado para las fobias específicas es la psicoterapia pero se pueden emplear fármacos para algunos casos. Entre estos fármacos que se emplean están:
– Betabloqueantes: bloquean efectos de la adrenalina.
– Benzodiacepinas: reducen el nivel de ansiedad experimentada y ayudan a relajarse.

Como evitar sufrir las fobias

La forma de evitar las fobias suele ser recurrir al tratamiento temprano de aquellos miedos irracionales que nos damos cuenta que de alguna forma están limitando o afectando nuestro desempeño en la vida cotidiana. Todo ello con el fin de evitar que las fobias se prolonguen en el tiempo y se puedan complicar.

 

 

Reserve su cita

Solicite una cita o cuéntenos en qué podemos ayudarle
Le atenderemos lo antes posible.

Reservar cita
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial