Trastornos de personalidad

  1. Estás aquí:
  2. Inicio
  3. Trastornos
  4. Trastornos de personalidad
  5. Síntomas que presentan

SÍNTOMAS QUE PRESENTAN LAS PERSONAS CON UN TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD

En muchas ocasiones los trastornos del eje I tienen como origen o causa principal un trastorno de la personalidad.

Con respecto a la prevalencia y comorbilidad  de los trastornos de la personalidad, en un 52% de los casos, las personas con un trastorno de ansiedad tenían también un trastorno de la personalidad; y en el caso de los trastornos afectivos, en un 56% de los casos la persona tenía también un trastorno de la personalidad. Vamos a ver a continuación los síntomas más frecuentes que manifiestan las personas con un trastorno de la personalidad.

LAS PERSONAS CON TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD (EJE II) PADECEN TRASTORNOS DEL EJE I COMO ANSIEDAD, DEPRESIÓN, SEXUALES, DE LA ALIMENTACIÓN, ETC

En general, el grado de expresión de los síntomas se asocia a la gravedad del trastorno y a la cantidad de estresores que se vivan en ese momento. Así, una persona con un trastorno de la personalidad que no viva en un momento determinado una situación estresante, puede permanecer asintomático si su trastorno de la personalidad no es grave. Pero en cuanto se vivencie una situación estresante, familiar, laboral, marital, es fácil que aparezcan los síntomas que conforman el EJE I y que tratamos a continuación.
Presentamos seguidamente los síntomas que presentan las personas con trastornos de la personalidad ( EJE II) y que pueden convertirse por su gravedad en trastornos del EJE I.

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD OBSESIVA-COMPULSIVA

Los compulsivos tienden a expresar ciertos síntomas cuando se enfrentan a períodos de estrés prolongado, al igual que ocurre con el resto de trastornos de la personalidad.

  1. TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO
    Los pacientes con un trastorno de la personalidad compulsivo padecen obsesiones y compulsiones específicas en un porcentaje superior al promedio. Estudios demuestran que el 55% de las personas que presentan síntomas obsesivos o compulsivos tenían un trastorno compulsivo de la personalidad. La necesidad de comprobación de los obsesivo-compulsivos parece estar relacionada con el patrón de personalidad compulsivo, y en concreto, con el rasgo del perfeccionismo. La relación entre la comprobación y la personalidad compulsiva puede deberse al miedo a cometer errores de estos últimos. “¿Estás seguro de que lo has hecho todo bien?”sería la pregunta que la persona se haría una y otra vez. Para acallar esa voz y conseguir un  poco de paz (regularse emocionalmente), la persona cae avocada a la comprobación. El comprobador, por ejemplo se preguntaría “¿He cerrado la puerta de casa?” de forma reiterada hasta que comprueba que efectivamente ésta lo está.
  2. TRASTORNOS SOMATOMORFOS
    Se incluyen en este apartado el trastorno de conversión, la hipocondría y el trastorno dismórfico corporal.
    Los síntomas somáticos más comunes que presentan son el dolor, las alteraciones gastrointestinales, dolor de cabeza o espalda, estreñimiento, úlceras y los síntomas pseudoneurológicos, ninguno de los cuales se puede explicar por una enfermedad médica. Las dolencias corporales pueden ser utilizadas para racionalizar fracaso o como una forma de “salvar la cara” atribuyendo sus deficiencias a causas que están fuera de su control. Además pueden obtener beneficios secundarios de padecer una enfermedad si son recompensados por su esfuerzo en continuar, por ejemplo con su trabajo, a pesar de su dolencia. La enfermedad también les ofrece la excusa perfecta para abandonar algo que de otro modo les haría sentirse culpables.
    Los síntomas físicos pueden ser la expresión de la tensión acumulada durante un tiempo. Dichos síntomas suponen la manifestación de la ansiedad que de ser expresada de otro modo, les haría sentirse inferiores y no competentes. No se pueden permitir tener ansiedad puesto que ello habla mal de su competencia. Pueden pensar que se les respeta por resistirse a la enfermedad y seguir trabajando, en vez de por acogerse a una baja laboral.
    Los compulsivos tienden a una perfección que puede provocar una obsesión por imperfecciones corporales que no pueden eliminar. Así es fácil que se pueda desarrollar un trastorno dismórfico corporal, esto es, la preocupación por un supuesto defecto en alguna parte de su cuerpo. Dicha “deformidad” se convierte en el foco de su atención, lo magnifican de forma desproporcionada. El pensamiento típico de esta personalidad en blanco-negro, les incapacita para estableces un continuo estético, y se perciben como buenos-malos y les impide una evaluación realista.
     Por ejemplo, pensar que por el hecho de ser calvo todo gira en torno a esa “deformidad” y será rechazado continuamente en una entrevista laboral, por personas del sexo opuesto, sus amigos o pensar que por ese motivo no se les tomará en serio. Incluso pueden llegar a realizar intentos de suicidio.
  3. OTROS TRASTORNOS DE ANSIEDAD.
    La constante búsqueda de cumplir con objetivos puede hacerles vivir en constante tensión, siendo habitual encontrar entre las personalidades compulsivas  el trastorno de ansiedad generalizada y la fobia social.
  4. TRASTORNOS SEXUALES
    La incomodidad que al compulsivo le provocan las emociones, la falta de espontaneidad, el control excesivo y la rigidez dificultan la expresión de su sexualidad, experimentando con frecuencia disfunciones sexuales como deseo sexual inhibido, incapacidad para llegar al orgasmo, eyaculación precoz y dolor en las relaciones sexuales(dispareunia).
  5. DEPRESIÓN Y OTROS TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO
    Es común observar la presencia de sentimientos depresivos en este tipo de personalidad compulsiva. Pueden experimentar pocas satisfacciones de un trabajo realizado de una forma muy meticulosa y con un control excesivo de todos los detalles para obtener seguridad. Su vida cotidiana puede llegar a carecer de emociones positivas, puesto que se pierden en la búsqueda de objetivos por parte de su familia, incluso el ocio familiar parece estar programado: “los domingos hay que divertirse”, si este objetivo no se cumple puede llegar la frustración y el enfado. Pueden llegar a ser personas sombrías, reservadas o ariscas, aburridas o controladoras, por tanto experimentan poco placer con las relaciones íntimas.
    Pueden llegar a terapia quejándose de aburrimiento, falta de energía, deprimidos, abrumados, desesperanzados. Puede ocurrir que incluso estén resentidos consigo mismos por tener síntomas depresivos y ser de esta forma “débiles”. Pero puede darse el caso que su tendencia a suprimir las emociones y su dedicación al trabajo duro y a la ejecución precisa, que no sean conscientes de su estado emocional negativo.
  6. PROBLEMAS INTERPERSONALES
    Las personas compulsivas tienen a menudo problemas en las relaciones con los demás, sobre todo con sus parejas. Su cónyuge puede iniciar una terapia  de pareja causa del malestar que le produce la inaccesibilidad emocional de su pareja, la excesiva dedicación al trabajo y por consiguiente la poca vida en familia de la persona compulsiva, la razón puede ser también las estrictas normas que impone a sus hijos y las luchas interminables que mantiene con ellos.
  7. PROBLEMAS EN LA ESFERA LABORAL
    Los problemas interpersonales  con el jefe o los propios compañeros por la excesiva meticulosidad de su trabajo, la intransigencia ante los errores de los demás y la indecisión que le llevan a posponer continuamente tareas y decisiones importantes en el trabajo, les lleva a conflictos laborales de importancia.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD DEPENDIENTE

  1. ANSIEDAD

Los dependientes son muy vulnerables a experimentar síntomas de ansiedad. Debido a que estas personas creen necesitar de los demás para su supervivencia, son especialmente proclives a la ansiedad de separación y a la preocupación de ser abandonados a su suerte. La sola idea de sentirse abandonados puede hacer que experimenten una crisis de pánico. Los problemas que experimentan mayormente son sobre todo el trastorno de angustia y agorafobia. Pueden desarrollar también ansiedad generalizada,  afectados por preocupaciones persistentes ante la preocupación de ser abandonados, de ser incapaces de afrontarlo y de sobrevivir. Del mismo modo pueden manifestar síntomas de ansiedad si se ven en la tesitura de tener que asumir responsabilidades familiares o laborales. Pueden tener problemas de insomnio debidas a constantes preocupaciones, por ejemplo pueden estar durante horas despiertos repasando una y otra vez conversaciones que han tenido para encontrar indicios de posibles ofensas a los demás que pueda hacer que le rechacen.
Pueden presentar fobias específicas relacionadas con la inseguridad que sienten ante situaciones concretas. Algunos pueden utilizar estos miedos o fobias para suscitar protección y apoyo en los demás y no asumir responsabilidades. Son frecuentes sobre todo las crisis de pánico con agorafobia, donde la persona teme quedarse solo o sin ayuda en situaciones donde es difícil escapar. Así, viajar lejos de casa, esperar en una cola, conducir, ir en un tren, son situaciones que pueden verse facilitadas si llevan un compañero al lado.

  1. DEPRESIÓN

Existe una clara relación entre depresión y personalidad dependiente. La personalidad dependiente no se siente capaz de dirigir la vida por sí mismo, siente una constante indefensión, así que ante una perdida de alguien significativo para ellos, es lógico que se sientan totalmente abandonados a su suerte y manifiesten numerosos síntomas depresivos.  Esta pérdida puede hacer que el dependiente suplique cuidados y apoyo en su entorno. Siente que sus recursos para enfrentarse al mundo son escasos y no confía en la posibilidad de salir adelante por ellos mismos. Existe una mayor relación entre dependencia y recidiva de depresión en individuos evaluados en el seguimiento a seis años tras el primer episodio depresivo.

  1. TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Los dependientes experimentan trastornos de la conducta alimentaria en un porcentaje mayor de lo que cabría esperar. La relación sería tanto en la anorexia como en la bulimia.

  1. SÍNTOMAS FÍSICOS

Experimentar síntomas físicos puede ser la excusa perfecta para no tener que enfrentarse a responsabilidades y a un mundo que creen no poder manejar por ellos mismos. Aunque en la mayor parte de los casos el recurrir a síntomas físicos para no tener que enfrentarse no es algo que la persona dependiente planifique con antelación, en casos más graves sí pueden llegar a  simular síntomas físicos de forma premeditada para asegurarse la atención y los cuidados de los demás.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS Y ALCOHOLISMO

Las drogas en general ofrecen a la personalidad dependiente la posibilidad de enfrentarse a un mundo que de otra forma se les ofrecería como inhóspito. El uso de las drogas les permite apoderarse del valor y la seguridad que no tienen. Así como también utilizan las drogas para superar estados afectivos negativos que no creen poder superar por ellos mismos.

  1. PROBLEMAS EN LAS RELACIONES DE PAREJA

La persona dependiente siente una necesidad exagerada por ser cuidada, de ahí que en la pareja se muestre sumisa. Lo que en un principio con un dependiente es estupendo puesto que parece coincidir con su pareja en todos los interesas de esta, no es más que una sumisión a l otro para no ser abandonada. Precisamente esta actitud puede terminar por cansar a su pareja puesto que el dependiente nunca decide nada. No se vincula realmente a su pareja, la necesita. Es fácil que abrumen a su pareja con excesivas demandas de cuidados. Su intolerancia a la soledad puede provocar enfados en la pareja.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD ANTISOCIAL

  1. TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los sentimientos de ansiedad son raros en esta personalidad, puesto que no están dispuestos a reflexionar ni a reflejar sus sentimientos, y mucho menos a expresarlos. Lo que se observa es cierta energía ansiosa  al servicio de la manipulación de los demás o bien ante el temor de una represalia  de las personas a las que han perjudicado o temor a una sentencia de cárcel.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS

El abuso de sustancias es algo muy habitual entre estas personas. La edad en la que comienzan a consumir alcohol es muy temprana y su alcoholismo es más grave que el de otras personas con trastornos de la personalidad.
Lo más importante para el antisocial es la gratificación inmediata que produce el consumo, sin preocuparse de las consecuencias que se pueden producir posteriormente. Los consumos pueden dar una sensación de poder y de confianza que permiten con mayor facilidad expresar la agresividad sin temores. Si existiese ansiedad o estados depresivos en estas personas, el consumo de sustancias serviría para mitigar dichas sensaciones molestas.

  1. TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

Pueden manifestar largas historias de depresión: sentimientos de indefensión, de inutilidad, de sentirse rechazados por las personas cercanas, remordimientos por acciones del pasado, pueden ocasionarle sentimientos de tristeza como también alimentar su estado de ánimo irritable y agresivo, lo que les conducirá a acciones contra los demás que les aislarán aún más. El resultado puede ser la vinculación entre los sentimientos depresivos y los comportamientos impulsivos.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD HISTRIÓNICA

Es fácil que la personalidad histriónica no identifique con claridad cual es el síntoma que padece puesto que su pensamiento global de las situaciones le hace concluir con gran énfasis que lo que le ocurre es que se encuentra “mal”, si más matices. Hacen énfasis en la cantidad de sentimiento que tiene pero sin matices.

  1. TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Las personas histriónicas no mantienen vínculos sólidos con los demás, tienden fácilmente al aburrimiento dentro de las relaciones, así no consigue relaciones que se mantengan en el tiempo, por este motivo es fácil pensar que con facilidad se sientan solos, buscando de una forma frenética una nueva relación o un nuevo romance. Estas personas dependen de la atención que les brindan los demás, así que es fácil que el motivo por el que acudan a terapia sea una ruptura de una relación.
Los trastornos de ansiedad tales como el trastorno de pánico, con agorafobia o sin ella, son comunes. El trastorno histriónico es uno de los trastornos de personalidad más común entre la población que presenta trastornos de pánico. Las fobias no son muy habituales en los histriónicos salvo cuando se trata de ofrecer una imagen de “persona indefensa”.

  1. TRASTORNOS SOMATOMORFOS

Los trastornos de la personalidad histriónicos  y por dependencia son los mayores demandantes de servicios médicos por temas relacionados con dolores físicos y molestias. Se trataría de preocupaciones hipocondríacas, miedo a padecer una enfermedad grave y el trastorno de somatización (síntomas físicos carentes de una base objetiva).

  1. TRASTRONOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

La depresión suele aparecer en relación a sentimientos de vacío, aburrimiento o falta de seguridad que probablemente tengan en su origen algún problemas de relación con los demás, por ejemplo sentimientos de vacío tras una ruptura sentimental.
Ante una situación en la que prevean una pérdida de atención o intuyan una futura ruptura sentimental, pueden ser sensibles al desarrollo de síntomas maníacos que les hace intensificar sus comportamientos exuberantes habituales y se vuelven hiperactivos, excesivamente simpáticos y seductores.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS

Las drogas en estas personas pueden cumplir varias funciones, por un lado, pueden servir como fuente de estimulación y la excitación de personas con un gran sentimiento de vacío y aburrimiento, o bien para distraerse de sus problemas como por ejemplo ante una separación matrimonial. Puede ser el caso también del uso del alcohol para adelgazar, ya que para estar personas es muy importante el aspecto físico. Las drogas también pueden cumplir el papel de ansiolítico para calma su malestar y ansiedad.

  1. PROBLEMAS SEXUALES

Estas personas suelen ser populares, extrovertidas y sociables y utilizan maniobras de seducción para garantizarse la presencia de los demás, y atraer la atención que tanto necesitan. Pero a pesar de esta primera impresión tan seductora, las mujeres con este trastorno presentan más problemas sexuales que el resto, por ejemplo actitudes  erotofóbicas,  mayor insatisfacción conyugal, preocupación por pensamientos de contenido sexual, problemas de bajo deseo y mayor aburrimiento sexual. Mayor presencia de disfunciones orgásmicas y mayor probabilidad de iniciar una aventura extramatrimonial. A pesar de manifestar más problemas en la esfera sexual, su autoestima sexual es alta.
Con respecto a los hombres se encuentran los mismos resultados, su autoestima sexual es alta, el cómo se perciben a sí mismos dentro de la esfera sexual es de forma positiva, pero sin embargo con problemas sexuales.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD NARCISISTA

El motivo por el que suelen acudir a consultas suele ser los sentimientos que le producen los cambios en el entrono que amenazan su autoestima, por ejemplo los problemas de relación o en el trabajo, aunque las quejas siempre son hacia las circunstancias y la gente que les ha perjudicado. También puede acudir a terapia a través de sus seres queridos, compañeros de trabajo o jefes que critican su actitud agresiva y explotadora con respecto a ellos.

  1. TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Dada la imagen de fortaleza que intentan trasmitir, es difícil que muestren sus miedos y preocupaciones, pero sí sufren claros trastornos de ansiedad relacionados con sus sentimientos de inferioridad o vergüenza. Pueden experimentar obsesiones a causa de la exagerada preocupación por la perfección, o mejor dicho, por que la perfección que les caracteriza se ponga en entredicho. Las obsesiones también reflejan la necesidad  de saberlo y controlarlo todo. Pueden desarrollar una fobia social por el temor a que se hagan públicos sus limitaciones.

  1. TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

Los narcisistas oscilan entre la grandeza y la depresión, son las dos caras de la moneda para estas personas. Por momentos se pueden convencer de su grandeza y de la posibilidad de ser perfectos, ahí se encuentran bien, pero es fácil que un acontecimiento les haga sentirse “defectuosos”. Se enfrentan habitualmente a sentimientos positivos que provienen de la confianza en sí mismos como  a la desesperación y a la vergüenza que les pueden llevar a ideas de suicidio. Aunque muchos narcisistas tienen la inteligencia y  capacidad, muchos de ellos se conforman con “ir tirando” con aires de excepcionalidad y grandeza porque temer poner a prueba su valía y ser vistos por los demás. Prefieren quedarse en la aparente sensación de la gran cantidad de cosas que pueden hacer pero que nunca hacen. Esto puede terminar en una sensación de no haber hecho finalmente nada en comparación a los demás y sentimientos de fraude, vacío y decepción consigo mismos.
Así pueden ir saltando de empresa en empresa y experimentando los mismos problemas una y otra vez.
Los sentimientos depresivos se pueden expresar asociados a irritabilidad o utilizarse para justificar sus fracasos (“me echaron de la empresa porque estaba deprimido y no rendía adecuadamente”). Puede expresar humillación y desdén hacia los demás por el mero hecho de ser espectadores de su fracaso.

  1. PROBLEMAS LABORALES

Es fácil que con las características expuestas, la persona narcisista tenga numerosos problemas en la esfera laboral, puesto que es fácil que acosen psicológicamente a los demás. Intentan controlar a las personas por las que se sienten amenazados. Se ven a sí mismos superiores a los demás y exigen de sus compañeros de trabajo, jefes o subordinados un reconocimiento continuo de sus superioridad. Los demás existen en la medida en que les sirven como espejos de su supuesta grandiosidad. Su enorme vacío y baja autoestima les obliga buscar en los demás admiración, si no la consiguen reaccionan con ira. No gestionan de forma adecuada la ignorancia sobre diversos asuntos ante los demás lo que les lleva a una paralización en la esfera profesional, si no consiguen ascensos por propios méritos, pueden intentar lograrlos a través de la destrucción de los demás. Les cuesta tener un discurso práctico en la esfera laboral y se muestran retóricos y abstractos, lo que hace difícil la comunicación con los demás. No les gusta sentirse subordinados de un jefe así que los conflictos entre ambos son numerosos puesto que no respeta a la autoridad y abusa en su propio beneficio de personas que dependen de él, entiende a estas personas a su cargo como a su servicio y no al servicio de la organización. Se salta con facilidad las normas que no le convienen. El resultado final puede ser el cambio de trabajo para volver a caer en el mismo patrón de comportamiento en un nuevo entorno laboral.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS

Los rasgos narcisistas están asociados al uso de alcohol, opiáceos, cocaína, estimulantes y otras sustancias. Por un lado el uso de sustancias como alivio de sentimientos dolorosos de inferioridad y consecución de sentimientos de poder, grandiosidad y confianza.

PROBLEMAS INTERPERSONALES

Derivado de lo anterior es fácil pensar en  los numerosos problemas que el narcisista puede tener en la esfera interpersonal, y en concreto en la esfera de las relaciones matrimoniales. Se ha estudiado como influye la personalidad en las infidelidades matrimoniales. El narcisismo tanto en hombre como en mujeres se relaciona con intereses extramatrimoniales.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD ESQUIZOIDE

El mecanismo básico de funcionamiento es el de apartarse del mundo así que es más difícil que en el resto de trastornos que aparezcan trastornos del EJE I. Solo cuando las cosas se complican el esquizoide se pone en marcha.

  1. TRASTORNOS DE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN

Las personas esquizoides no manifiestan sentimientos emocionales profundos, entre ellos ansiedad y depresión. La ansiedad cuando aparece lo hace en respuesta a una estimulación excesiva o a una falta persistente de estimulación. Las altas exigencias sociales o el exceso de responsabilidades pueden hacerles sentirse ansiosos. Si el período de aislamiento de los demás ha sido largo, también pueden desarrollar obsesiones y compulsiones asociadas al temor de volver a implicarse en el mundo social. El modo de comportarse lento y frío con respecto a los demás hace que su entorno termine rechazándole y ello conduce a la degeneración de las pocas habilidades sociales que poseía, ocasionándole sentimientos de tristeza.

  1. TRASTORNOS ESQUIZOFRÉNICOS Y PSICÓTICOS

No todos los esquizoides acaban presentando síndromes esquizofrénicos, ni todos los síndromes esquizofrénicos vienen precedidos del trastorno de la personalidad esquizoide, pero la evidencia científica sostiene que  el trastorno esquizoide  de la personalidad es, en muchos casos, prodrómico de un síndrome esquizofrénico. Muchas de las características de las personas con un trastornos de la personalidad esquizoide se asemejan a los síntomas negativos  de los síndromes esquizofrénicos, esto es: capacidad reducida para la experiencia efectiva, carecimiento de dirección y objetivos, déficit en las relaciones personales, indiferencia a los halagos y las críticas, en raras ocasiones experimentan placer, no suelen ser espontáneos, no se implican emocionalmente, no tiene demasiado interés en comunicarse con los demás.
Los esquizoides que presentan síntomas psicóticos o esquizofrénicos tienden a poner de manifiesto una acentuación de su patrón premórbido.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD PASIVO-AGRESIVA

La persona pasivo-agresiva suele acudir a terapia  a causa de las quejas de las personas de su entorno cuándo el paciente demuestra su incapacidad para terminar tareas, llevar a cabo encargos o finalizar tareas. Pueden quejarse de la persona puesto que no cumple con sus obligaciones, demoras las fechas de entrega, mina la moral de los compañeros. De este modo es frecuentes que presenten PROBLEMAS EN LA ESFERA LABORAL ya que tienen problemas con las figuras de autoridad como sus jefes y no cumplan con las obligaciones laborales que se les piden. A veces es la pareja la que obliga a la persona a acudir a terapia ya que no se implica en las tareas del hogar, con los hijos, o con la propia relación.
Es fácil que estas personas presenten  TRASTORNOS DE ANSIEDAD. La tensión la expresan mediante la ira y comportamientos pasivo-agresivos como los mencionados. Pero si esto no es posible entonces pueden darse ataques de PÁNICO  O ANSIEDAD GENERALIZADA. Los SÍNTOMAS FÓBICOS pueden utilizarse para obtener beneficios secundarios, le sirven a la persona para encontrar la excusa para no satisfacer las necesidades de los demás.
Son frecuentes también los EPISODIOS DEPRESIVOS  o una distimia más sutil pero generalizada. Puede manifestarse con un gran desprecio hacia sí mismo o bien hacia los demás en forma de irritabilidad exigente.
Los TRASTORNOS SOMATOMORFOS  suelen ser habituales ante conflictos irresolubles, pero también pueden ser utilizados para obtener beneficios secundarios como con las fobias y utilizarse para evadirse  de las tareas que se le encomiendan.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA

Estudios desde el campo de la neuropsicología demuestras déficit cognitivos  y dificultades con la atención.

  1. SÍNDROMES PSICÓTICOS

El trastorno esquizotípico se sitúa en un continuo con los síndromes  esquizofrénicos. Sin fuentes de estrés el esquizotípico puede mantener su estado de actividad normal , pero en condiciones de estrés no moviliza recursos para salir adelante, pierde contacto con la realidad y puede deteriorarse en un trastorno psicótico, donde desaparece el pensamiento lógico.

  1. EPISODIOS DISOCIATIVOS

Suponen momentos de extrañeza o irreales. Estas personas observan el curso de las acciones como observadores externos, como si ellos no estuviesen participando en el acto.

  1. DEPRESIÓN

Los esquizotípicos sin características esquizoides pueden sentir emociones como la depresión. Incapaces de sentir placer, no disfrutan de relacionarse con los otros o encuentran que relacionándose encuentran más desventajas que ventajas. Tiene poca capacidad para experimentar refuerzo, no tienen un plan de vida, ni sentimientos de realización, ni relaciones cercanas o queridas.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD PARANOIDE

  1. TRASTORNO DELIRANTE

La personalidad paranoide y el trastorno delirante  parecer estar en un continuo. Existe cierta evidencia genética que asocia ambas patologías. El DSM considera varios subtipos de trastornos delirantes que son paralelos a las preocupaciones del trastorno de la personalidad paranoide, parece tratarse de una cuestión de grado. Así por ejemplo el trastorno delirante subtipo celoso  (creencia de que la pareja le ha sido infiel), subtipo de grandeza (creencia de que uno tiene un talento desmesurado, o el subtipo persecutorio (creencia de que se está confabulando contra uno).

  1. TRASTRONOS DE ANSIEDAD

Es lógico pensar en la ansiedad que pueden manifestar estas personas caracterizadas por su hipervigilancia, celos, cautela, desconfianza,…La preocupación puede llegar a ser crónica y difusa, junto con síntomas de fatiga y falta de concentración , llegando a manifestar ansiedad generalizada, así como crisis de pánico en momentos de pérdida de seguridad.
Pueden tener síntomas obsesivo-compulsivos centrados en insultos o desprecios hacia sí mismos, idea que le ronda la cabeza una y otra vez.

  1. TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

Los episodios depresivos son el resultado de pensar el un mundo como un lugar lleno de personas están  contra uno de forma injustificada, donde el cónyuge siempre es infiel, los amigos abandonas para unirse al bando enemigo, les insultan constantemente y les critican.

  1. TRASTORNOS DE SOMATIZACIÓN

Se trata de síntomas físicos que no pueden explicarse por una enfermedad médica. Los problemas físicos pueden ser utilizados por la persona paranoide como excusa perfecta para aislarse del mundo que le rodea y no tener que implicarse en el mundo de forma efectiva. Esta personalidad, junto con la compulsiva y la evitadota parecen asociarse al trastorno dismórfico corporal (la preocupación por un supuesto defecto en alguna parte de su cuerpo. Dicha “deformidad” se convierte en el foco de su atención, lo magnifican de forma desproporcionada). Es posible encontrar junto a este tipo de trastorno de la personalidad paranoide, un  trastorno delirante de tipo somático donde la persona cree haber sido infectado o está siendo infectado por una enfermedad insidiosa.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS

Los paranoides abusan de varios tipos de sustancias como el alcohol, opiáceos y cocaína  y las anfetaminas. La  automedicación ante los sentimientos de ansiedad es un recurso habitual, así el alcohol puede dar la sensación de tranquilidad ante la hipervigilancia que les caracteriza, pero también puede ocasionarles cierta desinhibición y les predisponga a utilizar la violencia contra personas que creen les están dañando, observando o criticando. Los individuos no alcohólicos que cometen un asesinato estando bebidos suelen tener personalidades paranoides.

  1. PROBLEMAS LABORALES

Los individuos paranoides  tiene una fuerte tendencia a culpar a los demás  por los problemas interpersonales, así es fácil entender los numerosos problemas que tienen en las relaciones con los demás, sobre todo en el terreno laboral. Niegan y minimizan sus propios errores y dificultades y les cuesta ver cómo sus comportamientos influyen en cómo son tratados por los demás. Se muestran ante los demás vigilantes, interpretan las situaciones ambiguas como amenazantes  y se previenen rápidamente contra las amenazas que perciben. Los demás les ven como polemistas, tercos, susceptibles e intransigentes. Presentan características que ellos ven en los demás, y éstos les consideran retorcidos, mentirosos, desleales, hostiles y maliciosos. Los problemas con los compañeros de trabajo se vuelven  irresolubles, la persona paranoide considera que el problema está en los demás y cambia de trabajo una y otra vez, repitiéndose el mismo patrón.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD LÍMITE

El trastorno límite de la personalidad es un trastorno relativamente común (lo padece el 1,1-2,5% de la población), con enormes costes sociales comparables a la esquizofrenia; con alto riesgo de suicidio, un 10% mueren de ello, y supone vivir con un considerable deterioro de la vida.

  1. TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los límite suelen estar en una constante y difusa sensación de angustia. La percepción de pérdida de apoyo puede dar lugar la una crisis de pánico, acompañada en ocasiones de síntomas disociativos o ideación paranoide.

  1. DEPRESIÓN

Los límite suelen presentar una combinación de síntomas depresivos, irritabilidad y hostilidad, junto a diversos síntomas físicos. Presentan una baja autoestima, sentimientos de ineficacia e indefensión. Intentan controlar a los demás para que no se alejen de ellos, pero lo hacen con hostilidad así que lo que consiguen es lo opuesto y el otro les rechaza sintiéndose terriblemente culpables por ello y manifestando sintomatología ansiosa y depresiva.
En un intento por asegurar estas relaciones malogradas o bien como antídoto contra una inminente disociación, esto es, como medio para lograr que “algo es real”, se autolesionan o automutilan.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS

 Pueden abusar de numerosas sustancias como forma de automedicación ante la ansiedad y la depresión. El riesgo de consumo es mayor si en su hogar a observado estas conductas de abuso de sustancias y si además del trastorno límite tiene rasgos antisociales.

  1. TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

Los trastornos límite de la personalidad suele diagnosticarse en personas con trastornos de la conducta alimentaria, y se ha observado que predicen la preocupación por el peso.

  1. PROBLEMAS CONYUGALES

Son muy habituales las crisis de relación entre las personas límite y su pareja. Frecuentemente alterna “colgarse” de su pareja o apartarla con desconfianza. El pensamiento dicotómico característico de esta personalidad hace que vea las cosas en blanco o negro contribuye a la tormenta emocional que siente, a los cambios extremos en su estado de ánimo  y a las decisiones extremas que toma. Las creencias nucleares sobre lo malévolos que son los demás se activa cuando intima con los demás, de ahí que en las relaciones con su pareja es dónde mayor nivel de problemática haya.

  1. PROBLEMAS DERIVADOS DE CONDUCTAS DE ALTO RIESGO

Se observa una mayor prevalencia de trastornos de la personalidad en personas con VIH positivos que negativos, siendo el trastorno límite el diagnóstico principal.

Ir al inicio

SÍNTOMAS QUE PRESENTA LA PERSONALIDAD EVITATIVA

  1. TRASTORNOS DE ANSIEDAD

El evitador tiene una personalidad ansiosa, es fácil de entender que esta personalidad sea especialmente vulnerable a varios síndromes clínicos. Lo más común es que las personas con un trastorno de la personalidad por evitación se presenten en terapia con un cuadro inicial de ansiedad y/o depresión.

Debido a que en la infancia  las personas evitadoras han sufrido rechazos y críticas continuas  por parte de sus progenitores, no han desarrollado las habilidades adecuadas para desenvolverse en su medio social, muchas personas intentan adaptarse reduciendo al máximo sus relaciones interpersonales, sin embargo este aislamiento el único resultado que puede ofrecer es una mayor sensación de ineficacia social que puede desembocar en una fobia social u otro trastorno de ansiedad.
La ansiedad generalizada y la fobia social son los trastornos más frecuentes que presenta esta personalidad evitadota, aunque también se observa a menudo el trastorno obsesivo-compulsivo y las crisis de pánico con o sin agorafobia.

  1. TRASTORNOS SOMATOMORFOS

Se trata de síntomas físicos que no pueden explicarse por una enfermedad médica o enfermedad real. Los evitadotes pueden experimentar estos síntomas como forma de evitar enfrentarse, o bien para distraerles de su mundo interno donde reina la humillación (si todos se centran en su problema, al menos no estarán atentos a su personalidad). Además los síntomas físicos incapacitantes le sirven de justificación para el aislamiento social que prefiere. Pueden padecer un trastorno dismórfico corporal, esto es, están preocupados por algún defecto imaginado de su aspecto físico o por una leve anomalía física, quizás por la forma de su nariz, el tamaño de sus orejas o su calvicie. Pueden llegar a salir solo por la noche cuando la oscuridad oculte su “deformidad”.

  1. TRASTORNOS DEPRESIVOS

Los evitadotes son muy vulnerables a los trastornos depresivos. Aunque los evitadotes tratan de retirarse de la vida social, no siempre es posible y además si lo consigue ese aislamiento es agridulce y ocasiona conflictos, ya que desean compañía y relaciones con los demás, es aislamiento solo es por temor, no por verdadero interés. Pueden experimentar finalmente una gran soledad que les lleva a experimentar los síntomas depresivos.

  1. ABUSO DE SUSTANCIAS

La persona evitativa tiene una baja tolerancia al estado de ánimo bajo y utilizan los diversos tipos de drogas para distraerse de los pensamientos y las emociones negativas.

Ir al inicio


Unidad de Trastornos de PersonalidadMás sobre la UTP